Artes
 Clásicos de La Literatura
 Consejos y Recetas de Cocina
 Cursos En-Línea
 El Salvador...Tu Historia
 El Salvador...y sus Facetas
 En Escena
 Enlaces
 Fotos
 Misceláneas
 Rutas Turísticas
 Salvadoreños Ejemplares
 Salvadoreñismos
 Vivenciando Lo Nuestro
 
 Premios Obtenidos
 
 Escuche "El Carbonero"
 Firme el Libro de Visitas
 Lea el Libro de Visitas

 ¡Buscando Amigos!




www.facetasenlinea.com

.................................................
Agregar a favoritos
.................................................

.................................................
Haga esta su página de inicio
.................................................

.................................................
Imprima esta página
.................................................

.................................................
'); } else { document.write('Envíe esta página a un amigo'); } // End -->
.................................................



Visitas desde el
16 de noviembre
del 2002.



La caricatura es una de las expresiones más difíciles del arte, porque en ella el reto es exteriorizar la personalidad escondida de cada individuo que se atraviese en el trazo. Toño Salazar gozó de esa habilidad, proyectando su trabajo por diferentes países y personas. Me tomo la libertad de citar uno de los textos de Arturo Ambrogi contenido en su libro "Crónicas" donde describe el primer encuentro con: Antonio Enrique Salazar Morales (Toño Salazar):

"Una tarde a mi casa un muchachito. Pechito. Endeble. Paliducho. Apenas si era una raya de lápiz vestida de dril relavado y tocada la cabeza con un deteriorado sombrerito en que la paja amarilleaba. En su fisonomía (una carita jalada, enjuta, de grandes ojos vivaces y pestañas colochas) se reflejaba un prematuro cansancio.

- ¿Don Arturo Ambrogi? Preguntó, así que hube abierto la persiana de calle, en cuya rejilla había llamado con unos golpecitos tímidos de los nudillos.

- Sí, señor. Pase usted adelante,

Pasó adelante. El muchachito traía bajo el brazo un gran cartapacio de percalina verde atado con cintas grises.

- Soy Toño Salazar.

Bueno -pensé- ¿y a mí qué? Ese nombre, hasta el momento, no significaba nada para mí, ¿Toño Salazar?

- Sí, don Arturo. Soy dibujante, y vengo a mostrarle mis dibujos.

Eso ya era cosa distinta. - Como no, mi amigo. Con muchísimo gusto. Pero antes, tome usted asiento.

Se acomodó en la silla que le ofrecí, y después de colocar cuidadosamente su cartapacio, que parecía pesarle, sobre una mesa cercana, me la soltó:

- Don Arturo: voy a abrir una exposición en el Teatro Colón, y quiero que usted me ayude.

- Con mucho gusto.

- Que usted me ayude-añadió con su vocecita de grillo-viendo mis dibujos y dándome su opinión.

- Como usted quiera…"

Toño Salazar traspasó las fronteras, enriqueciéndose y haciendo amistades por todo el mundo, su obra es conocida en: México, Paris, Holanda, Madrid, Egipto, Francia, Nueva York, La Habana, Sudamérica entre otros.

Murió a la edad de 89 años, dejando un gran legado y una riqueza artística que será recordada por muchas generaciones, como un maestro de la caricatura.

A la fecha existe un catálogo sobre la vida y obra de Toño Salazar, que es la aproximación más completa del genio creador de uno de los artistas salvadoreños más representativos de todos los tiempos. "Disparates. Toño Salazar" que puede adquirirlo en el Museo de Arte de El Salvador en su edición de lujo (www.marte.org.sv ).

Espero que en este inicio de año todos sus planes se concreticen y estén llenos de felicidad; yo mientras tanto los espero en este punto de encuentro, mostrando lo mejor del arte salvadoreño. ¡Hasta entonces!



Artículo y fotos: Sara Rocío Sánchez Rodríguez
rocio_pixelescuscatlecos@hotmail.com

| El clima en El Salvador [www.snet.gob.sv]

| Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Privacidad |
© Pixeles Cuscatlecos 2002 - 2007. Todos los derechos reservados.
 


  Diseño: MWD