Agregar a favoritos | Haga esta su página de inicio | Imprima esta página | '); } else { document.write('Envíe esta página a un amigo'); } // End -->  |
Honores recibidos  


E
l III Festival 2006, en homenaje al escultor español, me vinculó con esta maravillosa disciplina. El interés que me brotó permitió que -a tres meses de hacer contacto con este inolvidable maestro- deseara prolongar tan merecido homenaje a través de este artículo que escribo para ustedes, mis amigos.

¡Cómo! ¿Un escultor español en este espacio? Pues, sí. Se percatarán por qué.

Nuestro ilustre Doctor David Escobar Galindo, redactó una excelente presentación del maestro para la ocasión, la cual se publicó dentro de las instalaciones de la Sala Nacional de Exposiciones del Parque Cuscatlán. He aquí un fragmento:

"…Saúl vino a los trópicos en la plenitud de la vida y de la creación. El imán es irresistible para los seres solares como él, que era un volcán en actividad permanente.

En nuestra tierra se instaló en forma definitiva, como si el juego de los elementos le proveyera las energías frescas que necesitaba para su propia ebullición.

Aquí trabajó y amó, vivió y se desvivió, batalló y trascendió. Aquí respiró destino, que era su vocación principal.

En El Salvador de las incipientes turbulencias de los años 60', Saúl nos recordó, a diario, que la cultura necesita maestros y discípulos. Y así plantó su escuela en el traspatio arbolado de su propia ilusión.

Gallego de las rías, vino a caminar entre ríos de polvo. A ratos, el ser se le rebelaba, pero por las noches de seguro la estrella superior le hacía guiños amorosos.

Y en las madrugadas, cuando no hablaba a través de los hilos inexistentes con su noctámbulo amigo Benjamín Cañas, forjaba de seguro la tarea del día siguiente…"

La siembra de aquél entonces, a través de varios jóvenes discípulos de su Academia, allá por los años 70 dio muchos frutos: Andrés Castillo, René Chacón, Mauricio Jiménez Larios, Osmín Muñoz, Dagoberto Reyes, Alberto Ríos Blanco y Carlos Velis.

Este grupo escultórico fue denominado UQUXKAH y en ese año (1970) realizaron el "Monumento al Mar", la escultura con fuente popularmente conocida como "La Fuente Luminosa", que colocada sobre la 25 Avenida Sur de San Salvador nos da los buenos días o las buenas noches cada vez que transitamos por esa zona. Al tiempo que nos hace reflexionar acerca de la capacidad de creación de los escultores salvadoreños y nos lleva a imaginar la dimensión que habrán alcanzado a esta fecha.

La huella del Maestro, discípulos y obra, adecentan en esta oportunidad este espacio.

¡Hasta el próximo de la serie!



Fotos:
S. Rocío Sánchez R.


Ver Galería de fotos



Artículo y fotos: Sara Rocío Sánchez Rodríguez.
rocio_pixelescuscatlecos@hotmail.com


Up | Down | Top | Bottom

| Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Privacidad |
© Pixeles Cuscatlecos - Revista de El Salvador 2002 - 2007. Todos los derechos reservados.


Escríbanos...
   pixelescuscatlecos.com nace un sábado 16 de noviembre de 2002.      Diseño: MWD     Ayudemos a apoyar lo nuestro :-)