Portada Pixeles Cuscatlecos
Valores Salvadoreños
Artes Plásticas
Clásicos de La Literatura Salvadoreña
Al Pie de La Letra
Vivenciando Lo Nuestro
Mi Querida Santa Tecla
Miscelánea Salvadoreña
Salvadoreñismos
Turismo y fotografías de El Salvador
Escena Salvadoreña
Cocina Salvadoreña
Enlaces
Aspectos de migración
Psicología Salvadoreña
Cursos En-Línea Facetas
:::Encuesta del mes:::
Lugar de su procedencia:
El Salvador
USA
Canadá
Otro país en continente americano
Suecia
Otro país en continente europeo
Asia
África
Australia


(Un Voto por Día)



Este sitio utiliza Flash, puede descargar gratis el plug-in aquí:
Descargue Flash Player

Descargue RealMedia

Help stop spam

Add Me!

Easy Submit


Visitas desde el 16 de noviembre de 2002.

FastCounter by bCentral










Miguel Ángel Espino
¡Bienvenidos a este espacio dedicado a los clásicos de la literatura salvadoreña!

En esta edición....

::: Barriletes perdidos
Por: Miguel Ángel Espino

Miguel Ángel Espino, nace en 1902 en Santa Ana. Hermano menor de Alfredo Espino; constituye un caso singular en la literatura nacional.

La prosa de Miguel Ángel Espino es valiente y audaz. Sensible a su raza, tiene el don de recordarnos nuestra condición de indígenas.

Su ideal siempre fue la educación de la raza indígena.

El fragmento que a continuación leerá forma parte de Prosas Escogidas, volumen 4 de la Colección Gavidia. U.C.A. Editores. Volumen 7 de la Biblioteca Básica de Literatura Salvadoreña que edita La Dirección de Publicaciones e Impresos y CONCULTURA.

"Barriletes perdidos" fue escrito en 1926. Y como todo lo clásico, 77 años después sigue siendo uno de los más hermosos bloques literarios que pueda leerse.

Recomiendo todo el libro. Es excelente para reconocer nuestra identidad cultural.

Miguel Ángel Espino falleció en 1967, pero sus legados literarios siguen aquí, esperando ¡que usted los descubra!


Barriletes perdidos

Mi barrilete era blanco. Corazón de mis sueños, volandero y ágil, tenía de pájaro y tenía de ilusión cuando en la tarde del pueblo cruzaba como una ala perdida sobre los techos y los árboles.

Algo de locura había en sus colores, algo de leve y grande. Los cortaba cantando, y quizá por eso a veces tenían forma de canción. Resultaban inquietos, alegres, sin peso, hechos para volar. Aquellas horas despedían luz. Sobre el papel, ya de noche, me quedaba dormido, cansado por el afán. Y al fin los soltaba al espacio, los lanzaba al cielo, así como se suelta una esperanza para verla mejor. Ya estaban allá. ¡Gracias a Dios! Sentía que le había puesto alas a un ensueño. Aquél día era de victoria para mí.

El ocaso bañaba en chorros de luz las cometas aquellas. De lejos las conocía. Desde el patio las nombraba. Tenían nombres pequeños, dulcitos, ligeros, inventados con risas, para decirlos de prisa con la boca llena de sol: la loca, la alegre, la luna. La mía -la de seda, que fue orgullo del barrio- era conocida en aquellos lugares por "la cantadora" Zumbaba que era un tesoro. En el aire, al agitar sus aletas, producía un son aéreo, celeste, apenitas. Me venía por el hilo, lo recibía en las manos como una miel, y feliz, apretaba el ruido contra el corazón. Aquel barrilete era un milagro, una dicha. Lo soñaba roto. Lo soñaba cantando, lo soñaba perdido, enredado entre celajes, o sentía que de pronto, entre las manos asoleadas, en vez de una cometa blanca me palpitaba un lucero.

Cada vez que lo soltaba le daba un beso. Yo le daba consejos... y creo que me entendía. Cuidado con las nubes... baja luego... no se te olvide cantar fuerte para que te oigan todos los muchachos.

Como era blanco, se confundía con las nubes, con las palomas y con todo lo blanco. Ya no lo veía. Lo sentía, lo adivinaba. ¡Este barrilete loco se me va a perder! Porque pedía más hilo, más hilo.

Una vez, la tarde se me llenó de amargura. Lloré a mares. Yo estaba conmovido de placer. De repente sentí que no me llamaba. Me quedé mudo. Seguí con la fantasía el viaje remoto, muchos días.

Todavía no la puedo olvidar. Cierro los ojos y la veo. Pajarita de seda desesperada, la mejor del pueblo, ala y música, vuelo alegre, espíritu inquieto del celaje. El más afortunado de mis cariños, el más blanco de mis juguetes, la más alta de mis canciones.

Ahora que ya no tengo amores, ni vuelan sobre el patio de la casa los pájaros que fabricó mi candor, hay minutos de sombra en que me pongo a suspirar no sé por qué imposible que opacó mi vivir. Y siento ganas sagradas de beber otra vez el aire de aquel octubre que nos despeinaba a besos. Y vuelvo a ver la gloria triste de aquella tarde, cuando rompió su hilo mi barrilete de seda, ¡la primera esperanza que se me fue de las manos!



Miguel Ángel Espino.





Maribel Sánchez
maribel_pixelescuscatlecos@saltel.net




Las tarifas más bajas a los mejores destinos

¡Suscríbase a nuestra lista de correo!
Para informarse acerca de todo lo nuevo en Pixeles Cuscatlecos.


Ingrese su nombre y email en las casillas abajo:
Nombre:
Email:  
Suscribirse      Borrar de lista

Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Política de privacidad |

© Pixeles Cuscatlecos 2002 - 2003. Todos los derechos reservados.
 






'); document.write(''); // End --> Visite la sección de Cursos En-Línea de FACETAS

'); document.write(''); // End -->

Las tarifas más bajas a los mejores destinos