Agregar a favoritos | Haga esta su página de inicio | Imprima esta página | '); } else { document.write('Envíe esta página a un amigo'); } // End -->  |
Honores recibidos  



Contraportada.

E
ste prólogo quiere ser simultáneamente expresión colectiva y homenaje, al invitar al rescate de las enseñanzas de todos los que cayeron luchando por la transformación de nuestra sociedad en una verdadera democracia durante los años de guerra vividos. Escribirlo, y la satisfacción de imaginar la sonrisa de Roque al ver su libro publicado en El Salvador es, en este caso, un privilegio que sólo se justifica si se logra con este breve prólogo motivar la recuperación de las lecciones heredadas…" El prologuista de este libro es Mario Lungo.

En el capitulo 1 de Miguel Mármol, encontramos el siguiente texto:

"Mi madre fue para mí lo más grande del mundo. Mi mamá Santos Mármol era de estatura regular, cutis despercudido, cabellos ondulados y castaños, de mirada afable y caminar ágil. Era cordial, resignada y tolerante, pero cuando se le agotaba la paciencia había que esconderse. Era, puede decirse, como la mayoría de las madres pobres de El Salvador: católica, ignorante, severa y muy capaz de formar a sus hijos predicando con el ejemplo, frente a las peores circunstancias de la vida. Desde muy niño trató de inculcarme buenos sentimientos, amor y respeto al prójimo y sentido de la justicia.

Yo considero que mi desarrollo posterior no se explica sin las luchas de mi madre por hacerme un hombre de bien. Cuando yo hacía algo malo me castigaba y me explicaba largamente el problema. En ocasiones me dejaba pasar una, dos y hasta tres barbaridades y cuando más desprevenido estaba, llegaba y me decía que tantas veces le había hecho esto y aquello y que ahora me iba a castigar. Pero como me hacía conciencia de mis faltas yo no me resentía y procuraba corregirme, ella comenzó a desarrollar en mí sentimientos religiosos y a pesar de mi corta edad muy pronto fui devoto de la Virgen María y de San Francisco de Asís. Cuando tenía problemas, dificultades o disgustos yo me iba a la iglesia a rezar tal como me había enseñado mi abuelita en la doctrina. Rezaba por mi mamá y por mis hermanas, por los amiguitos de las vecindades y por los animalitos que en veces se aquerenciaban en nuestra casa a pesar de que sólo llegaban a hambrear. Pero procuraba rezar cuando en la iglesia no estaba el cura porque me caía mal por el olor a vinagre que echaba y porque sólo quería andar chineándolo a uno y besándolo con los cachetes espinudos que tenía.

Mi fe católica se fortalecía además por las soluciones que a menudo tenían nuestras necesidades más extremas. Había días en que eran ya las diez de la mañana y no teníamos con qué comer. Mi mamá encendía el fuego para aparentar que pronto íbamos a tener qué cocinar y tranquilizamos. Entonces se arrodillaba frente a un altarcito de la Virgen que tenía cerca de la cocina de barro y me abrazaba para que rezara con ella. No habíamos terminado de rezar cuando la vecina le gritaba a mi mamá: "Santos-ó: me ha sobrado un poco de masa. ¿No la querés para echar unas tortillas?". Y así comíamos. Mi madre decía que era un milagro de la Virgen Santísima, que nunca nos abandonaba y me subrayaba la importancia de la oración y de la fe como algo que no debía olvidar jamás en la vida... Yo pensaba también así y los milagros me fueron pareciendo cosa corriente en la vida…"

La narración de los acontecimientos -de 1932 en este libro- está hecha con extraordinaria calidad política, histórica y humana. Este clásico es otro más que merece ser leído para conocer mejor a nuestro país, a nuestra gente y a su autor. Les invito a que abran sus páginas. Les fascinará.

¡Hasta el próximo clásico!

Tomado de: "Miguel Mármol" de Roque Dalton, volumen 07. Colección Testigos de la Historia. UCA Editores. www.ucaeditores.com.sv


Maribel Sánchez
maribel_pixelescuscatlecos@saltel.net

Up | Down | Top | Bottom

| Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Privacidad |
© Pixeles Cuscatlecos - Revista de El Salvador 2002 - 2007. Todos los derechos reservados.


Escríbanos...
   pixelescuscatlecos.com nace un sábado 16 de noviembre de 2002.      Diseño: MWD     Ayudemos a apoyar lo nuestro :-)