Visite nuestros anunciantes:
'); document.write(''); // End --> www.rent-a-car-4-cheap.com
 

 Artes
 Clásicos de La Literatura
 Consejos y Recetas de Cocina
 Cursos En-Línea
 El Salvador
 En Escena
 Enlaces
 Fotos
 Misceláneas
 Rutas Turísticas
 Salvadoreños Ejemplares
 Salvadoreñismos
 Vivenciando Lo Nuestro
 PORTADA
 
 Archivo
 Premios Obtenidos
 
 Escuche "El Carbonero"
 Firme el Libro de Visitas
 Lea el Libro de Visitas


'); document.write(''); // End --> FACETAS



Visitas desde el 16 de noviembre del 2002.



.................................................
Haga esta su página de inicio
.................................................

.................................................
Imprima esta página
.................................................

.................................................
'); } else { document.write('Envíe esta página a un amigo'); } // End -->
.................................................



   - Edición 31 - SALVADOREÑISMOS

 

Miércoles 17 de mayo, 11 de la mañana: recibo una llamada avisándome que en la tele estaba un señor diciendo que se suspendían las clases. Corro a buscar una tele para ver las noticias y efectivamente el Comité de Emergencia Nacional daba una alerta porque una tormenta tropical iba a entrar al país; el Ministerio de Educación suspendía clases a partir del medio día hasta el próximo lunes. Por la tarde el ITCA suspendió las clases jueves y viernes y la Universidad Francisco Gavidia suspendió hasta lunes también. En el trabajo nos sacaron a las 4:45 para que pudiéramos comprar provisiones.

En la tele salió el Presidente, el Director del SNET, el COEN y otro montón de gente diciendo que se avecinaba una tormenta tropical con posibilidades de convertirse en huracán: vientos de 120 Km./h, tormenta eléctrica, 300 Mm. de lluvia; la Asamblea Legislativa decretó "Estado de Emergencia y Calamidad Nacional" Los noticieros explicaban la diferencia entre huracán, tormenta tropical, depresión tropical, lluvia y pringas; también daban indicaciones para el evento en medio de sirenas y música de suspenso.

En mi casa seguimos las instrucciones: compré agua, sardinas, velas, lámparas, un radio de baterías, baterías, como 50 rollos de tirro, un flotador y eché gasolina. Compré dos sixpack por cualquier cosa. En casa preparamos una maleta para evacuaciones, pusimos tirro en los vidrios, aseguré las ventanas, puse la refri al máximo, destapé el canal y embolsamos los aparatos eléctricos por si se levantaba una lámina del techo. Me confesé, llamé a mi mamá, abracé a mi familia, perdoné a los que me ofendieron y llamé por teléfono a mis enemigos para hacer las paces.

En la tele el Presidente. En vivo le dan el informe que un avión caza-huracanes enviado desde Miami se metió en la tormenta y confirma: ¡es huracán! Vientos de 160km/h, 500 Mm. de agua se acercan al país con velocidad de 30 Km./h. Los noticieros dicen que no se atemoricen, que Dios cuida del país, que sigan instrucciones y que sean prudentes. Preparen una ruta de evacuación; si el carro se le queda en una corriente abandónelo; los animales muertos deben ser quemados; si alguien de la familia no quiere evacuar déle un abrazo y hay que se ahogue; apague la llave del gas, desconecte los aparatos eléctricos y manténgase pendiente de nuestra señal ¿?

Moisés Urbina, un experto en el clima avisa que a las 4 de la tarde el Huracán entrará al país; cierran los bancos, los supermercados están abarrotados de personas y escasos de productos. Empieza a llover suave pero constante y siguen las indicaciones: váyanse a los albergues, no circule en la calle si no es necesario, deje suelto al chucho para que pueda nadar por su propia cuenta, mujeres y niños primero.

Mas tarde anunciaban que a las 6 de la tarde comenzaríamos a sentir los estragos del Huracán, que oraran por el país, que los reporteros se estaban esforzando por mantenernos informados. Luego que a las 8 porque el Huracán se había venido por calle vieja; a cada rato cambiaban la información: que iba a entrar por Acajutla, luego por Comalapa, después se regresó para Acajutla.

A las 9 p.m. el Huracán tocará tierra -decía Urbina-. Como 10 para las 10 los reporteros en la costa anunciaban lo que todos percibíamos: estaba lloviendo, pero viento ni se sentía. El Presidente anuncia después de las 10 que el Huracán en 4 horas se convirtió en tormenta tropical y en una media hora ya sería depresión.

Moisés Urbina trataba de explicar qué se habían hecho los vientos huracanados y cómo se le había abierto el ojo al Huracán al chocar con nuestra geografía. El Presidente explicaba como él y su gabinete habían luchado por salvar vidas; los demás resaltaban como sus reporteros nos habían tenido bien informados del ¡Huracán Adrián!... que resultó ¡temporalito!

Hay dos versiones: una, la que se me ocurre a priori, es que nos agarraron de (…); la otra es la oficial: Dios ama a este pueblo y a su gobernante y se llevó el Huracán.

Después de desarmar las maletas de evacuación, quitarme el snorquel y liberar las ventanas, no me queda más que darle las gracias a Dios por que no pasó gran cosa; ahora a trabajar duro para pagar los gastos extra y recuperar las clases que perdí en la Universidad. Por cierto: a los que llamé para pedirles perdón: ¡no era cierto!

Volvamos a la normalidad y olvidemos la psicosis del tal Adrián, Moisés Urbina y el COEN; llenémonos de solidaridad con los que sufrieron daños y ¡hagámosle frente de nuevo al trabajo!

¡Hasta la próxima!

Artículo: candray196@yahoo.com
Coordinación: pixelescuscatlecos.com




| Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Privacidad |

Los Pixeles son los elementos de una imagen digital, normalmente la primera aproximación a una imagen digital es como array de Pixeles. En cada lugar del array, en Principio " N " Dimensional, se ubica un Pixel y con mucho orgullo, estos en este sitio son...Pixeles 100% Cuscatlecos.
© Pixeles Cuscatlecos 2002 - 2005. Todos los derechos reservados. 
  Subir ^