Artes
 Clásicos de La Literatura
 Consejos y Recetas de Cocina
 Cursos En-Línea
 El Salvador...Tu Historia
 El Salvador...y sus Facetas
 En Escena
 Enlaces
 Fotos
 Misceláneas
 Rutas Turísticas
 Salvadoreños Ejemplares
 Salvadoreñismos
 Vivenciando Lo Nuestro
 PORTADA
 
 Archivo
 Premios Obtenidos
 
 Escuche "El Carbonero"
 Firme el Libro de Visitas
 Lea el Libro de Visitas


'); document.write(''); // End --> FACETAS



Visitas desde el 16 de noviembre del 2002.



.................................................
Haga esta su página de inicio
.................................................

.................................................
Imprima esta página
.................................................

.................................................
'); } else { document.write('Envíe esta página a un amigo'); } // End -->
.................................................



   - Edición 37 - SALVADOREÑISMOS

 

Atrévase a descifrarlo al tiempo que se divierte…

El autor de este cuento se adjudicó el Primer Lugar en el Primer Concurso Literario del Sistema Financiero Nacional (1982), con el cuento "Los Viejos Chiquitos" y del Segundo lugar en el Certamen Casa de la Cultura Lourdes (1984) con "Los Ayudantes", todos relacionados con el tema de la Navidad. Es Master en Administración de Empresas y Facilitador de Seminarios de Ventas, Servicio al Cliente, Mejora Continua y Formación de Supervisores. Coautor del Programa "INCREMENTANDO LA COMPETITIVIDAD PARA LA VENTA", desarrollado para la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador.

"EL GALLO E´ DON CHEMA"
Por: Ángel Rafael Quezada Cuenca

Acostumbrado a levantarme tempranito, pa´compañar a mi Papa al trabajo, ese veinticuatro era como si juera Domingo, nada e'tareya, nada e'asoliada, ¡Sólo Choteyo!

La María, mi hermana, también se levantó temprano, pa´ir con mi Mama al pueblo a trer los comprados pa´la Cena.

Juimos a bañarnos. Diunos bejucos me tiré a la poza, igual como ví a Tarzán en el pedazo de diario a colores, en que venía envuelta la tapa de dulce.

La María por estarme aplaudiendo, simás dejír en la corriente el huacal con que se estaba bañando.

Llegamos de guelta al rancho, despertando con el retozo a todos, Bravo, mi Papa, nos calló la bulla diciendo: - ¡Dejen dormir cipotes! ¡ no jodan tanto! ¡Trínquense otra vez! ¡quioy nuay pisto!. Tristes, nos miramos; nuiva ver pollo…, ni cuetes…, ni nada…

Salimos al patio; nos sentamos en las raíces del mango y con las manos teniéndonos las quijadas, nos quedamos viendo salir al sol dialláaa lejos…

Pasaron los Pérez, los Monzones, todos los del Valle. La vereda los llevaba recto la Pueblo.

Caminamos un rato, viendo siempre pa´bajo. Pasamos el riyo y salimos al otro lado, onde vivía Don Chema.

Eran enemigos mi Papa y Don Chema. Desde la vez que me metí al gallinero y lespanté toditiiitas las gallinas. Como me reí e´verlo ese día. Corriya y corriya diun lado pa´otro sin poder alcanzarlas.

En eso estaba pensando cuando oyí un papaleo: ¡Era el gallo chorompo e´Don Chema!

Cuando el animal, quiandaba buscando comida, estuvo más cerca, miré a la María con sonrisa e´malicia y le dije: - Seguro se saltó el cedaaazo. La María se rió al entenderme y me siguió pa´yudarme.
Despacito nos juimos moviendo. El gallo volteaba el ojo y sonaba el pescuezo cada vez que nos miraba acercanos. Caminaba pa´trás, y no siva, confiado de sus espuelas quiá más diuno le había ensartado.

Lo acorralamos por unos bambús, la María con miedo se le tiró encima. ¡¡ Se armó un gran relaaajo!! . Al final de cuentas se le salió, dejándole solo las plumas de la cola en las manos. Pero ahí estaba Yo, detrás, y conmigo si no se jué.

Al nomás agarrarlo y oyir la vocesota e´Don Chema gritando: -¡Dejenme al gallo cipotes! ¡no se lo gueveyen !- Salimos zumbados como el diablo.

Apenas habíamos llegado al riyo, cuando sentí las manotas e´don Chema clavadas en l´espalda. Medio me le solté, gatiando y por entre las patas me le juí.

Comencé a saltar de piedra en piedra, y en una desas ¡PUM GUM! Me cayí dándome un sopapo en el coco.

Así quedamos: destripado el gallo, sin sentido yo. Mi hermana chillando y gritando: - ¡Camilo! - ¡Camilo! ¡levantaate, jodido! ¡levantaate! Y Don Chema… cheeerche, cheerche de la´flisión.

Me levantó antes que me hogara; me acostó en l´orilla. Cuando desperté, lo que busqué primero fuel gallo. Al ver que la María lo tenía bien agarrado, todo bolo y quebrado del brazo le dije: ¡ Monós María! ¡Monós! ¡que nos nos quite el gallo! ¡Quese gallo es miyo!

No nos dejuir solos. Me llevó chiniado.
Al verme mi Papa todo bañado e´sangre e´gallo, fual rancho y salió con el colín en la mano.

¡Que melizo al cipote! ¡Que cosa melizo jué tantas! Gritaba. ¡No Papa! Le dije.
Nada mizo. Me cayí en el riyo. Juí Yo solo. Le conté más o menos como estuvo la cosa, y nos dijo: ¡Ya no chillen! Si no, ya les va caer.

Don Chema pagó la enyesada y nos regaló el gallo.

Parecía otro. Se veía gueno y sonrisas empezaba a enseñarnos.
Invitaaaaalo…, dijo mi Mama a mi Papa, y así jué.
En la noche, Don Chema, sentado en el mejor zancudo del rancho, chistaba.

Nubo cuetes pa´mi, tenía el brazo tilinte. Mi alegriya fue oyirlos hablando, y ver los escupidores y los buscaniguas alumbrando la noche.

¡Dieron las doce en el radio! ¡Afuera, reventaron más cuetes! ¡Sonaron balazos! ¡Del pueblo llegaba el ruido de las reventazones!
¡Y aentro, en el rancho, hubieron abrazos! … ¡Y tragos! ¡Y panes!

Hoy ya siablan, son compadres.
Don Chema es mi padrino
Esse veinnticuatro, pa´mí, pa´mí, fuel mejor…


G A L L O

Ángel Rafael Quezada Cuenca.


| Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Privacidad |

Los Pixeles son los elementos de una imagen digital, normalmente la primera aproximación a una imagen digital es como array de Pixeles. En cada lugar del array, en Principio " N " Dimensional, se ubica un Pixel y con mucho orgullo, estos en este sitio son...Pixeles 100% Cuscatlecos.
© Pixeles Cuscatlecos 2002 - 2005. Todos los derechos reservados. 
  Subir ^