Artes
 Clásicos de La Literatura
 Consejos y Recetas de Cocina
 Cursos En-Línea
 El Salvador...Tu Historia
 El Salvador...y sus Facetas
 En Escena
 Enlaces
 Fotos
 Misceláneas
 Rutas Turísticas
 Salvadoreños Ejemplares
 Salvadoreñismos
 Vivenciando Lo Nuestro
 
 Premios Obtenidos
 
 Escuche "El Carbonero"
 Firme el Libro de Visitas
 Lea el Libro de Visitas

 ¡Buscando Amigos!




www.facetasenlinea.com

.................................................
Agregar a favoritos
.................................................

.................................................
Haga esta su página de inicio
.................................................

.................................................
Imprima esta página
.................................................

.................................................
'); } else { document.write('Envíe esta página a un amigo'); } // End -->
.................................................



Visitas desde el
16 de noviembre
del 2002.



Fotos: pixelescuscatlecos.com.

En suma, la puntualidad en nuestra rutina diaria es importante y debemos acostumbrarnos a ella, modificando nuestra actitud. Como dijo alguien, "Más vale tarde que nunca", pero sería mejor, "Nunca tarde".

"Todos los días a las siete en punto, escuche . . . " Lo malo es que son las 7:15. "Perdone, pero fíjese que el jefe está en una reunión y se va a tardar un poquito. "Has llegado puntual a la cita de las dos de la tarde, pero te dan las tres y todavía no te reciben". "Los esperamos a cenar el viernes a las ocho". Son las 9:30 y los invitados no llegan todavía. Lo peor es que si llegan a las 8:30, la dueña de casa todavía se está vistiendo. "En todo el territorio de la República son diez a las ocho". La hora correcta es tres minutos antes o después. En el teatro, si se anuncia el espectáculo a las 8, la gente llega 30 o más minutos después, porque el espectáculo inicia a las nueve.

En nuestra cultura, llegar a la hora es considerado inapropiado, porque aquí nadie es puntual. Yo sufro del síndrome de la puntualidad y, a pesar de mis años, todavía no me acostumbro a esperar. En todo país desarrollado, la hora exacta es indispensable. Si no fuese así, el hombre no hubiera llegado a la luna o no se podría estar explorando el espacio.

Fotos: pixelescuscatlecos.com.

Para la exploración del espacio y muchos otros propósitos, los físicos están ahora midiendo el tiempo en atosegundos, es decir una billonésima parte de un billonésimo de segundo. Una preocupación mía de hace años, ha sido la falta de apreciación nuestra respecto a la puntualidad, al hábito de estar a tiempo, la observación estricta de mantener puntualidad en todo lo que hacemos. Debemos sacudirnos de esa cultura de la falta de consideración para los demás.

En mi juventud, el presidente de una firma en cuya directiva participaba, convocaba a las sesiones y SIEMPRE llegaba una hora tarde, irritando tanto a los otros directores, que causó la renuncia de varios.

Hay quienes tomamos la puntualidad como un hábito en nuestra rutina diaria. Pero el problema es que nadie aquí parece apreciar ese hábito, con el resultado que los puntuales somos pocos. En realidad, tenemos que acostumbrarnos a que la puntualidad no es solamente un deber, sino que parte de los buenos modales.

Ernesto Rivas Gallont.


Definitivamente… una excelente conversación que nos debe hacer reflexionar acerca de esta salvadoreñísima manía!

Haga click aquí para terminar y disfrutar, como yo, la conversación completa.


Fuente: netorivas.blogspot.com

Coordinación: Roxana Sánchez Molina
roxana_pixelescuscatlecos@saltel.net

Fotos: pixelescuscatlecos.com
roxana_pixelescuscatlecos@saltel.net

| El clima en El Salvador [www.snet.gob.sv]

| Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Privacidad |
© Pixeles Cuscatlecos 2002 - 2007. Todos los derechos reservados.
 


  Diseño: MWD