Portada
Valores salvadoreños
Artes plásticas
Psicología salvadoreña
Literatura básica
Vivenciando lo nuestro
Salvadoreñismos
Turismo
Escena salvadoreña
Cocina salvadoreña
Miscelánea
Nuevo canal
Enlaces
Nuevo canal
Nuevo canal
Nuevo canal
:::Encuesta del mes:::
Lugar de su procedencia:
El Salvador
USA
Canadá
Otro país en continente americano
Suecia
Otro país en continente europeo
Asia
África
Australia


(Un Voto por Día)



Este sitio utiliza Flash, puede descargar gratis el plug-in aquí:
Descargue Flash Player

Descargue RealMedia

Help stop spam

Add Me!

Easy Submit


Visitas desde el 16 de noviembre de 2002.

FastCounter by bCentral










Raul Contreras, el maestro del verso.Lydia Nogales

En 1947, el periódico "La Tribuna", publicó unos versos de una poetisa desconocida, una joven llamada Lydia Nogales. Estando enferma, escribía sus melancólicos versos desde el maravilloso volcán de Santa Ana, mientras esperaba emprender el viaje sin retorno.

Su aparición literaria dio origen a las más arduas controversias. En tanto, muchos escritores aplaudieron su llegada. El crítico escritor Luis Gallegos Valdés dijo que se trataba de una "invención fabricada" por sus presuntos padrinos: Hugo Lindo, Raúl Contreras y el guatemalteco Manuel José Arce y Valladares, a los que se sumó Alberto Guerra Trigueros. Se formaron bandas de nogalistas y antinogalistas. El debate entre quienes creían en su existencia o la negaban y entre quienes le concedía valor o no, llegó hasta la primera plana del periódico.

Hubo quienes procuraron oponerla a Claudia Lars, sugiriendo que pretendía arrebatarle su, hasta entonces, indiscutido lugar dentro de la literatura de la época. Claudia Lars estaba para ese entonces en San Francisco California y tardó en responder. Tras mostrar admiración por los versos de la joven desconocida aclaró con la dignidad que siempre la caracterizó: "En el campo del arte verdadero (y yo también entré a ese campo descalza y reverente), no hay rivales ni competidores"

Mas adelante Claudia añadió su nombre al de los que dedicaban poemas a Lydia, que fueron muchos. Suyo es el soneto que introduce "Niebla", título del único y póstumo libro de la muchacha santaneca; a continuación transcribo la primera estrofa para una mejor apreciación de la obra de Claudia y la inspiración que Lydia generó en ella:

"Niña de la palabra de agua pura.
Abierta rosa, repentina y leve;
Hermana soledad, color de nieve,
Cambiando en llama viva su blancura".

Pero nadie había visto a la autora de "Niebla", ni el apellido Nogales parecía ser conocido de ninguno; en Santa Ana al menos. En Guatemala hasta donde llegó su fama, se dijo que era nativa de Quezaltenango. Una excursión de poetas y soñadores recorrió el volcán de Santa Ana para dar con su paradero, pero fue en vano.

Pocos fueron los meses de aparición de los poemas de Lydia. Una aislada y última entrega literaria fue publicada con motivo del fallecimiento de Alberto Guerra Trigueros.

En 1956, el profesor español Juan Antonio Ayala publicó en San Salvador un libro titulado: Lydia Nogales (un suceso en la historia literaria de El Salvador), incluyendo la totalidad de los poemas escritos bajo el nombre de la joven, un estudio del propio Ayala y una recopilación de textos periodísticos y literarios que dan cuenta del "suceso".

El libro de Antonio Ayala dio lugar a nuevas pugnas. La brumosa poesía de Lydia, afincada en la muerte y en la armoniosa soledad chocaba contra la estética que pregonaba la "generación comprometida" de literatos de esa época. Una estética de azada y martillo, de reclamos al tirano y exaltación popular. La voz apaciguada ya de esa muchacha débil; que de tan débil llegó a ser imaginaria; fue escándalo por segunda vez.

Pero lo curioso del caso es que Lydia Nogales no existía. Finalmente se supo que su creador era Raúl Contreras, quien la llamaba su "hija espiritual".

Raul Contreras, el maestro del verso.Ricardo Lindo, historiador y literato salvadoreño comenta en cierta ocasión que entre Raúl Contreras y el profesor Juan Antonio Ayala siempre guardaron aún en sus conversaciones más confidenciales la ficción de que Lydia Nogales había físicamente existido en verdad.

Raúl Contreras se fue a Madrid en los años veinte e ingresa a la carrera diplomática; convirtiéndose en destacado y digno representante de El Salvador como diplomático y culto literato.


Tomado del libro "Versos de Ayer", del prólogo de Ricardo Lindo. Primera edición; de la Dirección de Publicaciones e Impresos y Concultura (1998).



Maribel Sánchez
maribel_pixelescuscatlecos@saltel.net










Summer Car

¡Suscríbase a nuestra lista de correo!
Para informarse acerca de todo lo nuevo en Pixeles Cuscatlecos.


Ingrese su nombre y email en las casillas abajo:
Nombre:
Email:  
Suscribirse      Borrar de lista
Envíe esta página a sus amigos

Nombre Email
Usted:
Su amigo(a):

[ Get your own FREE referral system! ]



Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Política de privacidad |

© Pixeles Cuscatlecos 2002. Todos los derechos reservados.
 









Reunion

'); document.write(''); // End -->
'); document.write(''); // End -->