Portada
Valores salvadoreños
Artes plásticas
Psicología salvadoreña
Literatura básica
Vivenciando lo nuestro
Salvadoreñismos
Turismo
Escena salvadoreña
Cocina salvadoreña
Miscelánea
Nuevo canal
Enlaces
Nuevo canal
Nuevo canal
Nuevo canal
:::Encuesta del mes:::
Lugar de su procedencia:
El Salvador
USA
Canadá
Otro país en continente americano
Suecia
Otro país en continente europeo
Asia
África
Australia


(Un Voto por Día)



Este sitio utiliza Flash, puede descargar gratis el plug-in aquí:
Descargue Flash Player

Descargue RealMedia

Help stop spam

Add Me!

Easy Submit


Visitas desde el 16 de noviembre de 2002.

FastCounter by bCentral










Raul Contreras, el maestro del verso.Raúl Contreras
Maribel Sánchez

Nace en Cojutepeque, el 24 de mayo de 1896. Se traslada a Madrid en los años veinte. Allá participa en las fervorosas tertulias literarias de los cafés e ingresa a la carrera diplomática. Recorre como diplomático diversos puntos de Europa. Le tocó vivir la guerra civil española y más adelante en Vicky, ciudad de Francia, la segunda Guerra Mundial; lugar donde debieron trasladarse las embajadas y consulados acreditados en Francia, a la caída de París en manos de los nazis.

Regresa con su familia a El Salvador, en 1946. Tras retornar de aquél viaje, que dijo creer inútil, funda en San Salvador una Casa de la Cultura. Salarrué, don Alberto Guerra Trigueros, todos los grandes intelectuales de la época se reunían en ese lugar.

Poco después, Raúl Contreras, ocupó el puesto de Director de la Junta Nacional de Turismo. Dijo que para atraer turistas era necesario crear primero las condiciones físicas, y se puso a hacer parques y balnearios. Mentía por supuesto. No pensaba en el dinero de los viajeros, sino en servir a la belleza de la tierra, de su terruño natal, y en entregarla a sus compatriotas para descanso del cuerpo y elevación del alma. Para que siendo tan bella, sirviera de inspiración a todo aquel que la viera.

Y así fueron surgiendo en la geografía de El Salvador: Atecozol, Amapulapa, Ichanmichen, y por supuesto se hicieron obras de jardinería en su amado Cerro de Las Pavas de su Cojutepeque natal.

Ese creador de jardines, tenía una vertiente hacia la ilegalidad, que rayana en la locura. Veía un paraje hermoso y tomaba posesión con una vara "en nombre de Nuestra Señora de la Belleza" Y comenzaba su tarea. ¿A quiénes pertenecieran las tierras?, no le importaba.

Y, el síndico de la Junta que era ni más ni menos que Hugo Lindo, otra figura destacada dentro del mundo intelectual, se veía metido en innumerables problemas, procurando salvar los abismos jurídicos de ese tapiz de flores y de fuentes.

Los terratenientes más patriotas de lo que después se dijo, terminaban generalmente cediendo a las arbitrariedades del señor Director. Ese individuo sacaba de quicio a cualquiera, y era más fácil darse por vencido. Y, de tal modo se pusieron estatuas y se organizaron arriates en el Parque Balboa, de los Planes de Renderos, y fueron erigidas glorietas en sus exóticas elevaciones; y se hicieron piscinas irregulares y selváticas para acoger el agua cayente de los paredones de Los Chorros.

Juan Guzmán; poeta chileno le llamaba "gran poeta, creador de creadores y fabuloso mago de los jardines" El volcán de Izalco, por cierto, le jugó la peor farsa de su vida: regularmente estallaba el volcán dando fulguraciones fantásticas y era una dicha ir a contemplar desde el mirador del Cerro Verde ese admirable fuego de renovada magia. Y emprendió la creación del Hotel de Montaña, en la cima del cerro y ya iba en curso cuando, con pudor hosco, el volcán entró en el silencio.

Después pasó el tiempo. Don Raúl se sintió enfermo de muerte y pidió ir a pasar sus últimos días a Madrid. Volvió a la embajada, donde ocupó el lugar de Ministro Consejero. Y vivió muchos años aún, más pendiente del mundo que soñaba que del que le rodeaba.

Su libro "Versos del Ayer" que fue escrito entre 1920 y 1945 fue publicado póstumamente en la Revista Cultura, número 71 en 1981. A 8 años después de su partida.

Don Raúl Contreras, partió de este mundo, al final del otoño, como hubiera deseado su virtuosa fantasía; el 2 de diciembre de 1973, en Madrid.


Fuente: Prólogo de Ricardo Lindo, para el libro "Versos del Ayer", de Raúl Contreras.

1a. Edición. Dirección de Publicaciones e Impresos, 1998 y el Consejo Nacional para la Cultura y el Arte (CONCULTURA).

Este libro forma parte de la Biblioteca Básica de Literatura Salvadoreña; que consta de 30 libros, siendo este el número 22.

Artículos anteriores




Maribel Sánchez
maribel_pixelescuscatlecos@saltel.net









Summer Car

¡Suscríbase a nuestra lista de correo!
Para informarse acerca de todo lo nuevo en Pixeles Cuscatlecos.


Ingrese su nombre y email en las casillas abajo:
Nombre:
Email:  
Suscribirse      Borrar de lista
Envíe esta página a sus amigos

Nombre Email
Usted:
Su amigo(a):

[ Get your own FREE referral system! ]



Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Política de privacidad |

© Pixeles Cuscatlecos 2002. Todos los derechos reservados.
 









Reunion

'); document.write(''); // End -->
'); document.write(''); // End -->