Visite nuestros anunciantes:
'); document.write(''); // End --> www.rent-a-car-4-cheap.com
 

 Artes
 Clásicos de La Literatura
 Consejos y Recetas de Cocina
 Cursos En-Línea
 El Salvador
 En Escena
 Enlaces
 Fotos
 Misceláneas
 Rutas Turísticas
 Salvadoreños Ejemplares
 Salvadoreñismos
 Vivenciando Lo Nuestro
 PORTADA
 
 Archivo
 Premios Obtenidos
 
 Escuche "El Carbonero"
 Firme el Libro de Visitas
 Lea el Libro de Visitas


'); document.write(''); // End --> FACETAS



Visitas desde el 16 de noviembre del 2002.



.................................................
Haga esta su página de inicio
.................................................

.................................................
Imprima esta página
.................................................

.................................................
'); } else { document.write('Envíe esta página a un amigo'); } // End -->
.................................................



   - Edición 33 - MISCELÁNEAS

 

Queridos navegantes, el mes pasado se celebró en nuestro país el "Mes de la Juventud" Creo que no debería ser un mes, sino todo el año. Leyendo el artículo del profesor Luís Fernández Cuervo me nació la inquietud de trasladarlo a ustedes, espero les resulte grato:

"Hoy quiero escribir sobre la juventud. Escribir sobre los jóvenes ¿por qué? Porque el reto de sacar un nuevo país distinto y mejor, de entre los escombros, es una tarea principal de ellos. Los viejos suelen vivir de recuerdos, del pasado.

Los jóvenes no pueden ser así. Todo Joven, si no tiene ya envejecido su ánimo, mantiene un espíritu inconformista con los defectos del presente, aspira a mejorar las cosas, goza, si, con los momentos que sólo da la juventud, pero también se entusiasma y vive los sueños de un futuro mejor.

Es cierto que a veces esos entusiasmos e ilusiones que ponen en sus empresas pueden estar motivados sobre todo por la necesidad, incluso fisiológica, de quemar energías, pero también es verdad que la aspiración más profunda, con la que nace todo ser humano, esa necesidad de verdad, de bien y de belleza, está en ellos despuntando en flor y que, si se cultiva y se abona bien, puede dar espléndidos frutos.

Hoy día, en el mundo globalizado y en los países de vanguardia, el bien económico más necesario y mejor pagado es el de la inteligencia cultivada. Ni materias primas ni maquinaria sirven, si no hay un capital intelectual que les saque rendimiento.

Cuando un joven salvadoreño dice que ama a su patria, no le creo si no lo manifiesta con su trabajo responsable, bien hecho. Y es principalmente a los que se dicen estudiantes, a los que les cabe mayor responsabilidad en como hacen su trabajo, los que deben tener una mayor exigencia consigo mismos. Hay que insistir en la evidencia de que un estudiante es alguien que estudia. Esto es una repetición pero no es una tontería, sino algo muy serio de lo que muchos estudiantes, también los de nivel universitario, parecen no haberse enterado.

Hay mucho que cambiar en el modo de enseñar y de aprender. Ahí está uno de los peores círculos viciosos del subdesarrollo. Tenemos todavía muchas malas costumbres en todos los niveles de la educación nacional. Son muchas las escuelas y colegios donde se enseña poco y se exige poco. Allí no interesa exigir mucho, pues el alumnado entonces podría marcharse a otro centro de enseñanza donde se lo pusieran más fácil. También existen universidades donde se funciona con parecidos niveles y criterios.

Da pena ver universitarios con una ortografía y redacción, peores que los de un escolar de primaria de otros países; exámenes parciales donde se libera materia y donde se premia más la memoria que la comprensión; calificaciones donde, si la mayoría no alcanzó el nivel de aprobado, se traza la famosa "curva" para tirar hacia arriba de todos los incompetentes, otorgándoles una nota, todo lo matemáticamente proporcional que se quiera, pero falsa e injusta.

Cuando alguno de mis alumnos me pregunta si el examen va a ser fácil, siempre les respondo con ironía afectuosa: "Será fácil para el que ha estudiado, difícil para el que no". A veces les añado: "¿No les da vergüenza preguntarme eso?" El buen estudiante es el que estudia para saber y por tanto estudia todos los días y llega a los exámenes con un miedo e inquietud mínimos. Estudiantes que sólo estudian el día antes del examen y que llegan a él con algo en su cabeza mal retenido y peor entendido, listos para barrerlo de su mente en cuanto hayan pasado el examen, podrán salir, al cabo de los años, poseedores de un título académico pero tendrán una dudosa calidad profesional, de la que el país no puede esperar grandes mejoras. Ellos pasarán a integrar la cadena del trabajo mal realizado, defectuoso y a veces incluso delictivo. Algunos de ellos también irán a enseñar y por tanto enseñarán mal, con lo que se cierra el círculo vicioso.

El país hay que sacarlo adelante entre todos pero el papel que la juventud tenga en ese esfuerzo difícil y exigente es primordial. Necesitamos una juventud alegre y deportista, pero también trabajadora y competente, y muy en especial reflexiva, inconformista y estudiosa, que ame a su país con hechos concretos en su labor de cada día…"

Queridos cibernautas hasta aquí le acompaño, espero les haya gustado este articulo y para la juventud… ¡divino tesoro! Bendiciones e invitaciones para que administren bien esta maravillosa etapa en su vida. Hasta nuestra próxima miscelánea.

 

Maribel Sánchez
maribel_pixelescuscatlecos@saltel.net




| Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Privacidad |

Los Pixeles son los elementos de una imagen digital, normalmente la primera aproximación a una imagen digital es como array de Pixeles. En cada lugar del array, en Principio " N " Dimensional, se ubica un Pixel y con mucho orgullo, estos en este sitio son...Pixeles 100% Cuscatlecos.
© Pixeles Cuscatlecos 2002 - 2005. Todos los derechos reservados. 
  Subir ^