'); document.write(''); // End -->



 
 
Enviar artículo | Imprimir artículo

Las tediosas colas.

Artículo: Maribel Sánchez.
luzcecitas@yahoo.com

Fotos: Sara Rocío Sánchez Rodríguez
rocio_pixelescuscatlecos@hotmail.com


C

uando le toca hacer cola; ya sea en bancos, supermercados, autobús, hospitales, etc, etc, etc…es cuando verdaderamente sabemos cuan grande o pequeña es nuestra paciencia, generosidad, solidaridad, curiosidad, persistencia y sociabilidad.

Hacer cola implica que usted debe tomarse tiempo para esta gestión. Todo depende del lugar, fecha, hora, ubicación y el trámite a realizar.

Hacer cola también significa que usted va a desesperar, no en balde un refrán reza: "El que espera… desespera". Y casi a eso llegan algunas personas, al desespero.
Sin embargo, si bien lo pensamos: no ganamos absolutamente nada con desesperarnos, aunque nos movamos para todos lados, mirando en derredor, frunciendo el ceño, viendo a las personas y preguntándonos ¿Qué será lo que viene a ser?, ¿Sé ira a tardar?, ¿Por qué la cola camina con lentitud?, ¿Por qué están aglomeradas tantas personas en el mismo lugar, a la misma hora?

Todos estos pensamientos surgen en cuestión de segundos y todos pasan por nuestra mente a gran velocidad, cosa que acentúa más la espera tan lenta… Definitivamente: esperar es realmente desagradable. Pero no debemos dejar que se apodere de nosotros esa sensación; que es normal, es parte de la vida, de la cotidianeidad, de la modernización y de la tecnología.

Si analizamos, si lo pensamos bien, todo en la vida es una espera inagotable. Espera la madre al hijo, espera el árbol para dar sus frutos, espera el escritor a que su inspiración fluya, espera el pintor, a que su musa emerja, espera la cocinera a que el proceso de cocción cumpla su labor, espera el comensal a que le sirvan su comida, espera el pasajero a que el autobús llegue a la parada, espera el conductor a que el semáforo se ponga en verde, espera el automovilista a que su mecánico repare su vehículo, espera el novio a la novia, espera el comprador a que le cobren y le den su vuelto, espera el visitante a que se le abra la puerta, espera el paciente a su doctor, espera el padre que su hijo se porte bien, espera el agricultor que su semilla germine y dé fruto, espera el web máster que los artículos lleguen a tiempo para que esta edición salga en la fecha indicada, espera la luna a que el sol se oculte… en fin todo es una espera.

Y toda espera en sí, requiere también de armarnos de fortaleza para resistir… resistir a ésta con una bonita sonrisa en los labios, con una disposición de ánimo tal, fluyendo con ese momento que muchas personas saben aprovechar para reflexionar, para ordenar ideas, planificar sus gestiones, charlar con el que va adelante o atrás de la fila, o quizás hasta para escribir como yo, que estoy escribiendo esto, en tanto espero en esta larga cola, llegar a mi destino.

Espero, que, cuando por imprevistos en nuestra existencia se retrase la actualización de esta revista no desespere… lo bueno de esto es que usted no tiene que hacer cola para ingresar a este sitio, es nada mas hacer un clic para revisar si ya se actualizó la nueva edición.

Espero… se de usted cuenta!!!! Estoy esperando que usted no desespere!!! Y de nueva cuenta, espero que no tenga más que esperar. Espero que podamos continuar interactuando con regularidad. Espero su correspondencia y su fidelidad.

Gracias por permanecer en este espacio virtual, hasta nueva oportunidad. Aquí le espero.


Artículo: Maribel Sánchez.
luzcecitas@yahoo.com

Fotos: Sara Rocío Sánchez Rodríguez
rocio_pixelescuscatlecos@hotmail.com





Datos Generales de El Salvador
| Wallpapers | Música Folclórica | Clima (snet.gob.sv)
Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Privacidad

© 2002 - 2008 Pixeles Cuscatlecos - Revista de El Salvador. Todos Los Derechos Reservados.


P      U      B      L      I      C      I      D      A      D      :


   Agregar a favoritos | Haga esta su página de inicio | Imprima esta página | '); } else { document.write('Envíe esta página a un amigo'); } // End -->  |