Portada
Valores salvadoreños
Artes plásticas
Psicología salvadoreña
Literatura básica
Vivenciando lo nuestro
Salvadoreñismos
Turismo
Escena salvadoreña
Cocina salvadoreña
Miscelánea
Nuevo canal
Enlaces
Nuevo canal
Nuevo canal
Nuevo canal
:::Encuesta del mes:::
Lugar de su procedencia:
El Salvador
USA
Canadá
Otro país en continente americano
Suecia
Otro país en continente europeo
Asia
África
Australia


(Un Voto por Día)



Este sitio utiliza Flash, puede descargar gratis el plug-in aquí:
Descargue Flash Player

Descargue RealMedia

Help stop spam

Add Me!

Easy Submit


Visitas desde el 16 de noviembre de 2002.

FastCounter by bCentral










MI QUERIDA SANTA TECLA MI QUERIDA SANTA TECLA 
Ernesto Rivas Gallont 

Me hace falta el cantar de tus campanas,
tu sol, tus flores frescas y lozanas
tus mañanas radiantes y divinas.

Quiero volver a ti, pueblo querido,
soy golondrina que dejó su nido
en el palacio azul de tus colinas!

-Loloya Ruiz Contreras de Miller
Esta no es una historia para cualquiera. Es una historia para viejos. Viejos tecleños (preferiblemente de nacimiento, aunque aceptamos a los viejos inmigrantes siempre que quieran al pueblo con el corazón), que añoren su ciudad, sus costumbres y sus gentes.

Para aquellos tecleños de tercera generación, con hijos y nietos también tecleños.

Para aquellos que hicimos nuestro año de "pre-kinder" en Santa Inés, que jugamos en los recreos del Marista y marchamos con la banda de guerra de los Chalecos.

Para aquellos que nos deslizamos sentados sobre "pencas" por las faldas del Cerro de las Delicias y que excursionamos por los bosques y grutas de La Colina (maldita Colina que poco te falta para acabar con mi pueblo!)

Para aquellos que hacíamos navegar barquitos de papel en las "corrientes" que bajaban del volcán por las avenidas empedradas hasta la quebrada del Piro. Los que preferíamos saltar la "corriente" en vez de usar los tambaleantes puentes de madera en las esquinas por allí por la farmacia del Fénix y por los Portales.

Los que escuchábamos atentos al vocero del Cine Olimpia que marchaba delante de los cipotes que cargaban pancartas anunciando la película de la tarde y en las esquinas gritaba: "Ooooooooooooooooooolimpia, hoy a las ocho p.m. gran estreno . . ." MI QUERIDA SANTA TECLA y ya en el cine hacíamos enojar a don Manuel Poveda, su eterno administrador, con nuestras travesuras, que sólo para nosotros eran graciosas.

Los que acompañamos las carrozas de doña Conchita Guirola de Dubois, eterna "Capitana" dicembrina del barrio del Centro y gozamos "las ruedas" instaladas en el parque Hernández, frente al portal donde dormían en época de corte los campesinos y sus familias que bajaban a buscar trabajo.

Los que "patinamos" en el parque San Martín y corrimos tras mariposas en El Cafetalón y embelesados veíamos a Rafael Guirola en su Cadillac blanco convertible acompañado de lindas mujeres y un trío que cantaba sus amores. (Qué pena ver tu linda casa, Rafael, en el suelo, destruida).

Y así fuimos creciendo y disfrutamos las fiestas del Casino que tuvieron fama nacional, sobre todo la del 24 de diciembre.

Y luego "la Pavimentada" perdió su privilegio de ser única cuando llegó la pavimentación al resto del pueblo y la carretera a San Salvador se convirtió en doble-vía.

Fuimos testigos del deterioro pausado que se apoderó de nuestra linda ciudad por un crecimiento desordenado que invadió hasta las calles del Centro convirtiéndolas en depósitos de basura e inmundicia que hacía sonrojar de la ira al más cínico.

Sufrimos a la par de todos los habitantes los malabarismos de los políticos que nunca pensaron en el bienestar de nosotros los tecleños.

De repente Santa Tecla creció, así casi como de la noche a la mañana. Y se poblaron laderas y montañas y nuestra linda Colina cayó víctima de los urbanizadores hasta que la naturaleza dispuso lo contrario.

MI QUERIDA SANTA TECLA Que tristeza tan profunda inunda nuestros corazones. Ver a nuestro pueblo, rendido, de rodillas llorando la pena que solo la muerte y destrucción pueden causar. Añorar aquellos tiempos que nunca más volverán, ver nuestros parques y jardines destrozados sin misericordia, pero más que todo ver a esos millares de tecleños llorando a sus muertos, sin vivienda ni alimentos, ni esperanza . . . todo perdido.

Que Dios te bendiga y te ampare mi hermano tecleño, hijo de esa tierra "en el camino de atajo para Sonsonate, al S. 0. De San Salvador, a tres leguas, de 35 Cavallerías de tierra de extensión", como la describió don Antonio Gutierrez Ulloa, Corregidor Intendente de la Provincia cuando fue fundada en 1854.


Santa Tecla, Febrero de 2001



Ernesto Rivas Gallont
netorivas@integra.com.sv










Summer Car

¡Suscríbase a nuestra lista de correo!
Para informarse acerca de todo lo nuevo en Pixeles Cuscatlecos.


Ingrese su nombre y email en las casillas abajo:
Nombre:
Email:  
Suscribirse      Borrar de lista
Envíe esta página a sus amigos

Nombre Email
Usted:
Su amigo(a):

[ Get your own FREE referral system! ]



Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Política de privacidad |

© Pixeles Cuscatlecos 2002. Todos los derechos reservados.
 









Reunion

'); document.write(''); // End -->
'); document.write(''); // End -->