'); } // If it's Netscape 6, tell user to drag link onto Home button // Be sure to change the "http://www.YourWebSiteHere.com\" // to the URL you want them to bookmark. else if (document.getElementById){ document.write('¡Arrastre y coloque este link sobre su botón llamado "Home" para hacernos su página de inicio!'); } // If it's Netscape 4 or lower, give instructions to set Home Page else if (document.layers){ document.write('¡Háganos su página de inicio!
- Valla a Preferencias en el menu de Edit.
- Seleccione Navigator en la lista a la izquierda.
- Haga click en el botón"Use Current Page" '); } // If it's any other browser, for which I don't know the specifications of home paging, display instructions else { document.write('¡Háganos su página de inicio!
- Valla a Preferencias en el menu de Edit.
- Seleccione Navigator en la lista a la izquierda.
- Haga click en el botón "Use Current Page" '); } // End -->



  ¡¡Recomiende
  este sitio!!





Mapa, símbolos patrios y datos generales.



¡Participe en nuestros foros!



Radio y TV ¡En vivo desde El Salvador!



Visite el Área de Juegos



Localice a sus seres queridos o viejos conocidos, deje su mensaje aquí!



Música Folklórica



¡Papel tapiz gratis con fondos cuscatlecos para su PC o Mac!



Una leyenda en la web...
Fútbol Guanaco




:::Encuesta del mes:::
Su pasatiempo preferido:
Leer un libro
Escuchar música
Hacer deportes
Ir a la playa
Ir al cine
Ver TV
Hacer amistades
Ir de baile
Descansar en casa


(Un Voto por Día)
Edición actual








Visitas desde el 16 de noviembre de 2002.








Las Remesas Familiares

Tengo la impresión que cada uno, de los salvadoreños, que se encuentra fuera de nuestro país inició esa aventura con la esperanza guardada en su corazón de volver algún día a estas tierras. Imagino las palabras de despedida a los familiares que aquí se quedaron: "Solo voy un par de años, trabajaré duro, haré mis ahorritos y regreso" O talvez la consabida recomendación: "cuídeme bien a los cipotes, cuando regrese yo sabré pagarle" ¿Y que de los amores que quedaron en suspenso?: "Sólo le pido que me sepa esperar, yo me la llevo en el corazón y cuando regrese en dos años, nos casamos"

Pienso que las despedidas más difíciles y más sentidas ocurre con los hijos, ¿cómo decirles todo lo que se siente en ese instante? ¿Cómo ocultar las lágrimas que se quieren escapar, o cómo disimular el nudo en la garganta y los cambios de la voz que se quiebra al iniciar las palabras de despedida? ¿Cómo explicarles que la odisea que se inicia es por ellos y para ellos? ¿Cómo lograr que los hijos entiendan lo que ocurre? ¿Será posible que ellos nos entiendan?

Sea como sea, una vez iniciada la travesía, estoy casi seguro que en la mente del inmigrante está el sincero deseo de volver "en dos años" Y en esos teóricos, hipotéticos y fantasmagóricos "dos años" -que en tiempo real serán 10, 15 ó 20 años-, el "Hermano Lejano" se convierte en el principal proveedor económico de las familias que se quedaron en nuestro país, por supuesto una vez que se haya encontrado trabajo.

En esa tierra de variados climas, donde la cultura social es todavía marginante para el inmigrante y mucho más para el latino, donde el idioma es una barrera y al no dominarlo se convierte en un factor de dificultad para el avance y desarrollo del extranjero, donde las costumbres tienen mil colores y tonos sociales, el compatriota tienen que pasar su propio infierno para lograr ver materializado "la razón por la cual se fue -quizás de mojado- para el norte".

Ahora bien, una vez instalados, con un trabajo más o menos estable, con salarios más o menos permanentes, que les permiten cumplir con su papel de proveedor económico para los familiares que aquí les sigue esperando, los dólares comienzan a llegar. Una vez incorporados a la dinámica de la vida en el extranjero ¡es muy poco probable que quieran regresar! Y se decide mantener desde allá a los que aquí se quedaron.

En un artículo publicado en El Diario de Hoy (el 22 de enero 2004), Jorge Peña Villacorta, Decano de Postgrado de la Universidad Tecnológica, afirma que "... en los últimos cinco años (1999-2003), las remesas han crecido en un 52% (...) llegando a $2,080 millones en el año 2003"

Tremendo aporte, no sólo a la economía familiar sino que también a la economía nacional. ¡Qué sería de nuestro país sin las remesas familiares!

Pero, hay un elemento relacionado con las remesas que debemos plantear y que, probablemente, aún no hayan estudios serios que nos puedan dar la medida o la intensidad de lo que ocurre.

Me refiero a lo siguiente: la poca motivación de logro, rayando en apatía, que presentan los jóvenes que reciben remesas de sus padres que viven en el extranjero.

En psicología es bien sabido que para que una persona se sienta motivada, impulsada hacia la obtención de algo que no tiene, ese "algo" debe ser necesitado, querido por la persona. Eso que se necesita o se quiere es un elemento que satisface una necesidad, ya sea una necesidad primaria o secundaria. Para obtener ese "algo" la persona DEBE HACER (cumplir una responsabilidad, completar una serie de tareas, mostrar que ha asimilado un aprendizaje, ejecutar una destreza desarrollada, etc), para lograr alcanzar eso que quiere o necesita. De esta manera la persona está activa, realizando una serie de acciones, motivada hacia un logro. Es decir, realiza un esfuerzo que le da "sentido a su existencia"

De esta manera, se desarrolla la capacidad creativa de la persona para resolver las dificultades que le obstaculizan llegar a la meta u objetivo que se ha trazado. Así mismo, se logra despertar un sentido de responsabilidad social ya que la persona se siente útil y no un parásito social o un dependiente pasivo de las opiniones y decisiones de otros. Dicho de manera directa no se convierte en un vago, sino que pasa ocupado "esforzándose" por aquello que considera importante para él.

¿Y si aquello que necesita o quiere se le da sin que la persona haga ningún esfuerzo?

Encontramos a muchos jóvenes que se deprimen con facilidad, con un mediocre desarrollo académico, con una pobre visión de sí mismos respecto de su propio futuro, con una incapacidad para poder notar la diferencia entre lo que se "quiere" y lo que se "necesita" Una generación de jóvenes que no se esfuerzan en nada, y con facilidad pueden aventurarse en el mundillo de las drogas, las pandillas o de una serie de comportamientos que se caracteriza por el irrespeto sistemático a los demás, o la destrucción de bienes propios o ajenos, sin una muestra de arrepentimiento o vergüenza social.

Por favor, no se me mal interprete. No estoy reduciendo el problema de algunos jóvenes con conductas antisociales al hecho de que reciben remesas familiares, ni tampoco estoy asegurando que enviar remesas familiares va a deteriorar el comportamiento de nuestros jóvenes. Lo que quiero indicar es que se puede correr el peligro de estar "manteniendo" una generación de jóvenes haraganes y apáticos sino se les exige formas concretas de comportamiento que demuestre que se hacen MERECEDORES de ser beneficiarios de compartir los dólares que tan duramente se ganan en USA a costa del sacrificio de estar lejos de nuestra tierra.

Los muchachos deben entender que los zapatos, la ropa, la comida o los juegos de video DEBEN SER GANADOS, hay que hacerse merecedor de lo que se recibe. No se trata de estirar la mano, como los mendigos, y esperar que papá o mamá simplemente manden los dólares de este mes. Se trata de hacerles entender que se debe asumir alguna responsabilidad y se debe retribuir de alguna manera, los beneficios que se obtienen del trabajo de los que están en el extranjero. De esta forma se estará aportando no sólo una ayuda material para que nuestros jóvenes puedan sobrevivir en nuestro país, sino que también, desde la distancia, se les estará dando los elementos necesarios para una actitud psicológica más saludable.

Para asesoría:
Dirección de la Clínica: Jardines de la Sabana, Polígono 3-C Número 41, Senda 6, Ciudad Merliot. Departamento de La Libertad.
Teléfono: (503) 278-3252



Lic. Boris O. Barraza F.
Biografía

borisbarraza@hotmail.com


| Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Política de privacidad |

Los Pixeles son los elementos de una imagen digital, normalmente la primera aproximación a una imagen digital es como array de Pixeles. En cada lugar del array, en principio N dimensional, se ubica un Pixel y con mucho orgullo, estos en este sitio son Pixeles 100% Cuscatlecos.


© Pixeles Cuscatlecos 2002 - 2004. Todos los derechos reservados.
 






'); document.write('
'); // End --> Visite la sección de Cursos En-Línea de FACETAS


¡Suscríbase a nuestra lista de correo!
Para informarse acerca de todo lo nuevo en Pixeles Cuscatlecos.

Ingrese su nombre y email en las casillas abajo:
Nombre:
Email:
Suscribirse
Borrar de lista