Portada
Valores salvadoreños
Artes plásticas
Psicología salvadoreña
Literatura básica
Vivenciando lo nuestro
Salvadoreñismos
Turismo
Escena salvadoreña
Cocina salvadoreña
Miscelánea
Nuevo canal
Enlaces
Nuevo canal
Nuevo canal
Nuevo canal
:::Encuesta del mes:::
Lugar de su procedencia:
El Salvador
USA
Canadá
Otro país en continente americano
Suecia
Otro país en continente europeo
Asia
África
Australia


(Un Voto por Día)



Este sitio utiliza Flash, puede descargar gratis el plug-in aquí:
Descargue Flash Player

Descargue RealMedia

Help stop spam

Add Me!

Easy Submit


Visitas desde el 16 de noviembre de 2002.

FastCounter by bCentral










Violencia en los medios de comunicaciónViolencia en los medios de comunicación
Primera parte...

Lic. Boris O. Barraza F.
Julio-Septiembre 2000.

Consideraciones Previas:
Dos cosas deben quedar claras antes de iniciar una exposición sobre el tema que nos ocupa:
  • No hay que satanizar a los medios de comunicación social, sobretodo a la televisión. Estos no son "malos" per-se. Es el uso, o más bien, el abuso que de ellos se haga lo que permitirá aplicarles la categoría de socialmente buenos o malos.

  • Los medios de comunicación social nos afectan a todos. De una u otra manera, unos más que otros, actualmente no es posible pensar que alguien se encuentra libre de la influencia de algún medio de comunicación, por tanto es necesario tener una actitud crítica ante lo que ellos presenten.

-I- 

Es probable que en los últimos 30 ó 40 años, la principal manera de usar el tiempo libre en las personas de la sociedad moderna sea ante cualquiera de las manifestaciones de los medios de comunicación social.

Bradley S. Greenberg, en LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN MASIVA, afirma que en USA y en varios países de Sur América, los adultos conceden hasta un 40% de su tiempo libre a ver televisión, agregando que "es posible identificar claramente el empleo de los medios masivos de comunicación como la actividad favorita desarrollada durante el tiempo libre en todo el mundo". De ser esto cierto significaría que otras actividades humanas como la interacción social, el desarrollo del gusto estético por medio del contacto directo con las artes y la construcción de experiencias positivas en familia, han pasado ha ser relegadas a planos secundarios de importancia en las actividades de uso del tiempo libre.

Además indicaría que las valoraciones que las personas hagan de la realidad dependerán directamente de las valoraciones que los medios de comunicación social hagan de esa realidad. Es tan importante esta afirmación que nos ayuda a entender por qué a juicio de los miembros de la sociedad, aquello que no ha sido mencionado por los MCS, para los individuos, ese evento no ha sucedido aunque objetivamente haya ocurrido.

Más adelante Greenberg asegura que "es posible que los adultos (de los Estados Unidos) conceden tres horas y media a la televisión,... 30 minutos diarios a la lectura de 1 ó más periódicos... y escuchan la radio durante hora y media diariamente...", de esta forma se utilizan 5 horas y media a los medios de comunicación social y solamente 30 minutos a otras actividades, de las 6 horas promedio de tiempo libre con que cuenta un adulto.

¿Qué decir de los adolescentes? Según estudios de este mismo autor los adolescentes dedican un promedio de 3 horas diarias a la televisión y 2 horas y media a la radio. El tiempo dedicado a la lectura de los periódicos es mínimo, llegando a la lectura de un periódico 4 ó 5 veces a la semana.

Madeline Levine, doctora en psicología infantil, asegura que "los niños ven un promedio de 28 horas de televisión a la semana(...)al salir de la escuela secundaria los niños han pasado 50% más tiempo frente al televisor que frente a sus maestros. En un hogar promedio el televisor dura prendido más de 7 horas diarias".

Los preadolescentes dedican hasta 4 horas diarias a la televisión y de una a una hora y media a la radio.

El Dr. Alberto Morales Bejarano, jefe de la Clínica De Adolescentes Del Hospital Nacional De Niños, de Costa Rica, en su artículo "La Simbología de la violencia en los medios de comunicación" publicado en la revista SINERGIA (febrero 1997), expone que en estudios realizados en ese país "muestran que el promedio diario que ven televisión los jóvenes va de 3.4 horas a 6.7 horas", a continuación señala "que estos reportes son similares a los que reportan los Estados Unidos donde el promedio de ver televisión es de 23 horas semanales, lo que implica que el niño y adolescente promedio ve 125 actos violentos por semana o lo que es lo mismo, ciento siete mil actos violentos, 18 mil muertes y quince mil horas de TV para la edad de 17 años; material suficiente para considerar el asesinato y otros actos violentos como una acción común".

En estudios exploratorios realizados por el autor de la presente ponencia, se han encontrado que los adolescentes en nuestro país invierten de 5 a 7 horas diarias a la televisión, aumentando este tiempo en la medida que se baja en la escala social. Los niños en edad pre-escolar permanecen de 7 a 9 horas diarias ante un aparato de televisión y no precisamente ante una programación infantil. Los adultos utilizan la televisión como alternativa de entretenimiento de los niños, para que éstos los dejen hacer sus tareas domésticas o para procurar que "no les estorben" mientras se realizan otras actividades. De ahí que con atinada razón se le conozca al televisor como "la niñera electrónica".

El periodista Mike Wallace, en 1997 realizó un extenso estudio sobre este tópico, para el programa "Siglo XX", de la cadena televisiva CBS. En este reportaje recoge opiniones y datos de diversas personalidades involucradas en el mundo de la política, las ciencias y la industria televisiva. Los más relevantes son:
  • Edward Markey, senador republicano por el estado de Masachusset, afirmó ante el congreso norteamericano que "para cuando un niño termina la escuela primaria, el típico niño de 11 años ha visto 100 mil actos de violencia y 8 mil muertes en la TV.

     
  • El Dr. George Geffener, pionero en la investigación sobre los medios, y conocido como "el contador de muertes" porque llevaba un registro del número de actos violentos en series, películas e historietas animadas transmitidas por los canales, encontró que el 75% de los personajes participa en alguna forma de violencia.

     
  • La P.T.A. una asociación formada por educadores, padres de familia y ciudadanos, expresó en 1997 que "crecer con la violencia que se ve en la TV tiene tres consecuencias":
    1. Dice que la violencia es buena solución a los problemas. Reduce la búsqueda creativa de otras alternativas para resolver conflictos.

       
    2. Insensibiliza a la gente ante el sufrimiento ajeno

       
    3. Produce el "síndrome del mundo malo"
     
  • Bárbara Wilson, profesora de la Universidad de California, y miembro del equipo de investigación del "ESTUDIO NACIONAL SOBRE VIOLENCIA TELEVISIVA" que se dio a conocer en 1996, el cual fue pagado por las compañías de TV por cable, examinó miles de horas de televisión, excepto las noticias y los deportes, halló que habían violencia en el 57% de los programas. En el 73% de los casos los culpables no eran castigados. La profesora Wilson afirma que "también se encontró que hay una tendencia muy alta para no mostrar las consecuencias negativas de la violencia. Se ve muy poco dolor y muy poco daño físico en las víctimas"
Como puede verse la preocupación de las consecuencias de los contenidos de los medios de comunicación en la sociedad no es nueva. Los primeros intentos para establecer una normativa respecto de su contenido, se remontan a 1920 cuando en Estados Unidos se establece el Primer Código de Censura aplicable a la industria cinematográfica. Este código establecía un control de las escenas de sexo explícito, pero no logró hacer otro tanto respecto de las escenas de violencia. Hasta 1967 las acciones de violencia mostradas en la pantalla era poco gráficas. Pero ese año la película de Bonny y Clyde, protagonizada por Warren Betty, marcó el inicio de expresiones gráficas de violencia. Por primera vez se ve en la pantalla el rostro ensangrentado de un policía que choca con el parabrisas de un automóvil al ser arrollado por la pareja de pandilleros que huyen de la justicia.

Continuará el próximo mes...



Lic. Boris O. Barraza F.
borisbarraza@hotmail.com




Nota de relevancia: Esta ponencia fue presentada, por el Lic. Boris Barraza, en el 3er. Congreso Nacional de Psicología "Lic. Edgardo René Pacheco", en San Salvador, que se realizó el 6 y 7 de octubre de 2000.









Summer Car

¡Suscríbase a nuestra lista de correo!
Para informarse acerca de todo lo nuevo en Pixeles Cuscatlecos.


Ingrese su nombre y email en las casillas abajo:
Nombre:
Email:  
Suscribirse      Borrar de lista
Envíe esta página a sus amigos

Nombre Email
Usted:
Su amigo(a):

[ Get your own FREE referral system! ]



Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Política de privacidad |

© Pixeles Cuscatlecos 2002. Todos los derechos reservados.
 









Reunion

'); document.write(''); // End -->
'); document.write(''); // End -->