Portada Pixeles Cuscatlecos
Valores Salvadoreños
Artes Plásticas
Clásicos de La Literatura Salvadoreña
Al Pie de La Letra
Vivenciando Lo Nuestro
Miscelánea Salvadoreña
Salvadoreñismos
Turismo y fotografías de El Salvador
Escena Salvadoreña
Campaña Re-encuentro con el Río Lempa
Cocina Salvadoreña
Enlaces
Aspectos de Inmigración
Psicología Salvadoreña
Cursos En-Línea Facetas
:::Encuesta del mes:::
Su pasatiempo preferido:
Leer un libro
Escuchar música
Hacer deportes
Ir a la playa
Ir al cine
Ver TV
Hacer amistades
Ir de baile
Descansar en casa


(Un Voto por Día)



Este sitio utiliza Flash, puede descargar gratis el plug-in aquí:
Descargue Flash Player

Descargue RealMedia

Help stop spam

Add Me!

Easy Submit


Visitas desde el 16 de noviembre de 2002.

FastCounter by bCentral










Ilustración: nmolina
ACERCAMIENTO PSICOSOCIAL PARA COMPRENDER EL FENÓMENO DE LAS MARAS EN EL SALVADOR [Parte final]
Lic. Boris O. Barraza F.


Otra importante consideración histórica es la enorme cantidad (en miles) de compatriotas que son deportados de los Estados Unidos. Muchos de ellos con expedientes policíacos, con experiencias en pandillas en Los Ángeles, Nueva York, Washington, San Francisco y en otras ciudades. Llegan para engrosar la larga lista de desempleados, reforzar las pandillas locales; con pocas, muy pocas posibilidades de encontrar trabajo o sumarse a los centros de enseñanza técnica.

¿Qué traen consigo los compatriotas deportados? Generalmente NADA. A no ser las experiencias dolorosas que produce vivir en una sociedad marginante como la norteamericana; una larga lista de sueños truncados; un inglés aprendido en las calles y que por imperfecto no les puede servir como herramienta de trabajo; tatuajes que les decoran la piel. ¿Además de esto? NADA: ni dinero ni cultura.

Sumemos a lo anterior que 12 años de guerra, los diferentes conflictos políticos, las crisis generadas por devastadores terremotos producen en la población profundas heridas psicológicas con su respectiva secuela de angustia, desesperanza y pérdida del sentido de "vivir". Estos elementos no han sido tratados adecuadamente a escala social. De tal manera que es posible que la violencia expresada por las maras sea más un síntoma que una enfermedad.

En la investigación "MÁS ALLÁ DE LA VIDA LOCA", llama la atención el comentario que se hace cuando se afirma que "una de las principales lecciones que la guerra enseñó fue: la violencia es una forma efectiva y rápida de resolver los conflictos y problemas". Esta realidad nunca se ha enfrentado adecuadamente.

Hay que considerar, también, la ausencia de espacios para un sano entretenimiento donde los niños y los jóvenes puedan divertirse de manera positiva.

No debemos olvidar que la violencia causada por las maras no es el único tipo de violencia social que actualmente vivimos los salvadoreños. Es necesario enlistar todas las formas de violencia delincuencial que cotidianamente enfrentamos, con tanta regularidad que dejamos de verla como un problema social y la sumamos a la cotidianeidad.

No debemos pasar por alto la violencia intra-familiar, que en los últimos tiempos, ha alcanzado tales niveles  que ha desembocado en graves episodios de muerte, en los que los menores son los que sacan la peor parte.



Lic. Boris O. Barraza F.
borisbarraza@hotmail.com





¡Suscríbase a nuestra lista de correo!
Para informarse acerca de todo lo nuevo en Pixeles Cuscatlecos.


Ingrese su nombre y email en las casillas abajo:
Nombre:
Email:  
Suscribirse      Borrar de lista

Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Política de privacidad |

© Pixeles Cuscatlecos 2002 - 2003. Todos los derechos reservados.
 





'); document.write(''); // End --> Visite la sección de Cursos En-Línea de FACETAS