'); } // If it's Netscape 6, tell user to drag link onto Home button // Be sure to change the "http://www.YourWebSiteHere.com\" // to the URL you want them to bookmark. else if (document.getElementById){ document.write('¡Arrastre y coloque este link sobre su botón llamado "Home" para hacernos su página de inicio!'); } // If it's Netscape 4 or lower, give instructions to set Home Page else if (document.layers){ document.write('¡Háganos su página de inicio!
- Valla a Preferencias en el menu de Edit.
- Seleccione Navigator en la lista a la izquierda.
- Haga click en el botón"Use Current Page" '); } // If it's any other browser, for which I don't know the specifications of home paging, display instructions else { document.write('¡Háganos su página de inicio!
- Valla a Preferencias en el menu de Edit.
- Seleccione Navigator en la lista a la izquierda.
- Haga click en el botón "Use Current Page" '); } // End -->



  ¡¡Recomiende
  este sitio!!





Mapa, símbolos patrios y datos generales.



¡Participe en nuestros foros!



Radio y TV ¡En vivo desde El Salvador!



Visite el Área de Juegos



Localice a sus seres queridos o viejos conocidos, deje su mensaje aquí!



Música Folklórica



¡Papel tapiz gratis con fondos cuscatlecos para su PC o Mac!



Una leyenda en la web...
Fútbol Guanaco




:::Encuesta del mes:::
Su pasatiempo preferido:
Leer un libro
Escuchar música
Hacer deportes
Ir a la playa
Ir al cine
Ver TV
Hacer amistades
Ir de baile
Descansar en casa


(Un Voto por Día)
Edición actual








Visitas desde el 16 de noviembre de 2002.








A principios del año 1990, se calculaba que 1 de cada 4 salvadoreños residía en el extranjero. En los 10 ó 15 años previos, la situación del conflicto armado fue la principal motivación para abandonar nuestro país. La creciente pobreza, que parece ser una constante en países del tercer mundo, fue la otra razón que obligó -y sigue obligando- a nuestros compatriotas a buscar fuentes de trabajo más dignamente remuneradas en otras culturas. Canadá y Estados Unidos, los gigantes del norte, fueron los países hacia donde se dirigieron los pasos de quienes abandonaron nuestro país.

A estas alturas, en el año 2004, muchos compatriotas han logrado establecer a sus familias en el país que los recibió. Aquí está el punto que en este momento me interesa compartir con ustedes.

¿Cómo educar a nuestros hijos nacidos en El Salvador, ahora que están viviendo en otro país?

Consideremos las siguientes variables: es posible que los primeros cinco o diez años de vida del hijo(a) hayan pasado sin la figura del padre o de la madre, ya que ellos se tuvieron que ir para USA. La comunicación ha sido eventualmente por carta y por teléfono. En El Salvador la educación de los hijos quedó a cargo de los abuelos o de algún tío. La edad de los hijos ahora se encuentra en la adolescencia -edad de por sí difícil- y ellos demandan mayor libertad, menos control y más espacio para sus propias cosas.

Por otro lado, hay que considerar la perspectiva de los padres de estos muchachos, que ahora verán a sus hijos "injertados" (permítaseme usar este término de la botánica) en otra cultura. Estas perspectivas pueden ser: una juventud calificada como libertina, fácil acceso a las drogas, promiscuidad sexual, comportamiento juvenil fuera del control de los adultos, afiliación en pandillas, una sociedad llena de "tentaciones" que podrían fácilmente llevar a los jóvenes a la perdición, etc.

¿Qué pensarán nuestros jóvenes de la sociedad que les recibe?

En términos generales podrían percibirla como altamente permisiva, posibilidad de aventura, mayor acceso a un mundo consumista, facilidad de vivencias sexuales, oportunidad de trabajo para tener dinero propio, etc.

El asunto se torna difícil cuando queremos educar a nuestros hijos de la manera en que a nosotros nos educaron, olvidando que las condiciones han cambiado radicalmente: son otros tiempos, otras normas, otra manera de ser joven, otras necesidades sociales, otros retos para demostrar la propia personalidad, otro ambiente y también otra cultura.

Por tanto es muy posible que la manera en que nuestros padres nos educaron a nosotros sea obsoleta y por tanto inútil en estos días y en esa cultura extranjera. Por lo que nos enfrentamos al hecho de descubrir que nuestro afán de proteger a nuestros hijos ­sentimiento totalmente natural- debe ser encausado de otra manera. No se trata de dejarles la puerta plenamente abierta para que ellos hagan lo que quieran, de ninguna manera ya que como dice el refrán popular "en arca abierta, hasta el justo peca"

Debemos tomar en cuanta que hay una dificultad de entendimiento entre jóvenes y adultos, unas veces más que otras, ya que hay dos formas de percibir las cosas de manera muy diferente. El gran poeta Ramón de Campoamor, en su extraordinario poema "Los Inmortales" resumió esto en un par de versos: "...de los quince a los veinte y cinco, todos creemos ser inmortales..." y en esta creencia los jóvenes pueden volverse tontamente temerarios. Pero por otro lado si los padres no son suficientemente listos, se pueden volver tontamente sobre protectores por creer que acudiendo a la prohibición lograrán evitar que sus hijos caigan en los peligros que les rodean.

¿Entonces, qué hacer?

Para esto no hay una solución única, ni las que hay son mágicas, o sea que en esto: 1 más 1 no siempre es 2.

  • En primer lugar debe tomarse en cuenta que los años que no estuvimos con nuestros hijos son irrecuperables y por tanto se debe mantener un esfuerzo de comunicación para "redescubrir" a nuestro hijo.
  • Hay que procurar mantener siempre abierto un canal de comunicación con los hijos, pero no debemos confundir un interrogatorio como buena comunicación o dictar un listado de normas o mandamientos por cumplirse como un proceso resuelto de comunicación.
  • Debemos tener claro cuales son los procesos sociales que en cada sociedad, cultura o comunidad permiten a los jóvenes integrarse a esa sociedad, para no bloquearles su propio proceso socializador, pero también para advertirles a los muchachos los peligros de romper esas normas. Esto significa "hablar" con ellos respecto de los riesgos que pueden enfrentar y las posibles amenazas que les rodean, como el de las drogas, la promiscuidad sexual y las pandillas, por mencionar las más preocupantes.
  • Si ya no vive en El Salvador debe ser razonable al entender que muchas de las normas que sí funcionan en nuestro país, es altamente probable que no sean las adecuadas para una correcta educación de sus hijos en el país que ahora reside. En otras palabras el argumento "a mí, así me educaron" no es un argumento válido, ya que se encuentra en otra época, en otro lugar y en otra cultura.

¿Difícil, no es cierto?

La educación y correcta orientación de nuestros hijos adolescentes nunca han sido tareas fáciles. Cuando tenga dudas respecto de la mejor decisión que se debe tomar, es recomendable preguntar para disminuir la probabilidad de error, de esta manera un consejero calificado podrá ayudarle a tomar decisiones correctas. Por nuestros hijos vale la pena el esfuerzo.



Lic. Boris O. Barraza F.
Biografía

borisbarraza@hotmail.com


| Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Política de privacidad |

Los Pixeles son los elementos de una imagen digital, normalmente la primera aproximación a una imagen digital es como array de Pixeles. En cada lugar del array, en principio N dimensional, se ubica un Pixel y con mucho orgullo, estos en este sitio son Pixeles 100% Cuscatlecos.


© Pixeles Cuscatlecos 2002 - 2004. Todos los derechos reservados.
 






'); document.write('
'); // End --> Visite la sección de Cursos En-Línea de FACETAS


¡Suscríbase a nuestra lista de correo!
Para informarse acerca de todo lo nuevo en Pixeles Cuscatlecos.

Ingrese su nombre y email en las casillas abajo:
Nombre:
Email:
Suscribirse
Borrar de lista