Portada
Valores salvadoreños
Artes plásticas
Psicología salvadoreña
Literatura básica
Vivenciando lo nuestro
Salvadoreñismos
Turismo
Escena salvadoreña
Cocina salvadoreña
Miscelánea
Nuevo canal
Enlaces
Nuevo canal
Nuevo canal
Nuevo canal
:::Encuesta del mes:::
Lugar de su procedencia:
El Salvador
USA
Canadá
Otro país en continente americano
Suecia
Otro país en continente europeo
Asia
África
Australia


(Un Voto por Día)



Este sitio utiliza Flash, puede descargar gratis el plug-in aquí:
Descargue Flash Player

Descargue RealMedia

Help stop spam

Add Me!

Easy Submit


Visitas desde el 16 de noviembre de 2002.

FastCounter by bCentral











Señorita Carmen Rivas Zárate
Valores Salvadoreños
Licda. Roxana Sánchez Molina

¡Apartado para publicar historias de personas que sean ejemplo de vida! ¡De lucha! ¡Esfuerzo! y ¡Empeño!

Señorita Carmen Rivas Zárate
Un ejemplo que se nos fue..
Licda. Roxana Sánchez Molina


Nieta del general José María Rivas, quien hizo de la frase "Adentro Cojutepeque", su grito de batalla. Carmen Rivas Zárate, igual que su abuelo, deja una firme huella en la historia de Cojutepeque, cabecera departamental de Cuscatlán y de El Salvador.

Nació en Cojutepeque el 19 de octubre de 1910. A los dieciséis años se graduó en pedagogía, del colegio Santa Inés, en Nueva San Salvador. Así cumplió su primer sueño: ser maestra.

Al graduarse, doña Carmen fundó el Colegio "El Carmen", que sólo funcionó cuatro años. Su vocación era firme, uno de los pilares de su vida. Trabajó como educadora en el Colegio Municipal, cinco en el de las Franciscanas Betlehemitas, diez en el Colegio Santa Isabel. Posteriormente ocupó el cargo de directora de esta institución, durante otros nueve años.

Carmen Rivas Zárate siempre creyó en la importancia de servir a los demás y enriquecer sus conocimientos.

En cinco períodos fue presidenta de la Mesa Redonda Panamericana, en dos lo fue del comité de Damas de la Cruz Roja y luego tesorera de esta organización de servicio durante quince años.

Aún tenía tiempo para colaborar con la Sociedad de Señoras de la Caridad, de la que fue presidenta en dos períodos, así como tesorera de fondos circulantes por tiempo indefinido.

Ocupó además el cargo de secretaria del Comité de Apoyo de la Casa de la cultura e integró el Comité de Apoyo del Hospital Rosendo Alvarenga. Ella fundó la Asociación de Ex Alumnas Salesianas y formó parte del Comité de Construcción del tempo San Juan.

Su incansable labor la hizo digna de recibir múltiples reconocimientos. La Mesa Redonda Panamericana, la Casa de la Cultura, el Hospital Rosendo Alvarenga, la Cruz Roja Salvadoreña y la Sociedad de Señoras de la Caridad, fueron algunas de las instituciones que le entregaron galardones.

Ello le valió para contar en su hogar con una serie de diplomas, medallas y placas de reconocimiento que reflejaban su paso por la vida.

Fue una mujer incansable. Estudió pintura, piano e inglés.

Dio clases de urbanidad, en la Escuela de Capacitación Laboral de la ciudad.

Muchas personas, sus sobrinos en especial, vieron en ella el ejemplo a seguir, la persona que mejor les podía orientar en cuestiones académicas, de moral, civismo o formación cristiana.

Son muchas las cosas que los Cojutepecanos debemos agradecer a Carmen Rivas Zárate.

Dios la llamó a su lado el 12 de noviembre de 2002.


Una mujer ordenada

Carmen Rivas Zárate es recordada por quienes vivieron cerca de ella, como una mujer de orden y método.

Su sobrina Consuelo Zamora Rivas, habla de una mujer que nunca se enfermaba, de personalidad suave que leía mucho y ponía en la religión católica, su descanso y apoyo.

"Ella leía mucho, incluso cuando ya sus ojos estaban enfermos", recuerda. Era difícil expresarse de mala manera frente a ella. De inmediato corregía a quien cometía un error. Las normas de etiqueta tenían que cumplirse a cabalidad.

Su mayor placer era viajar y así conoció muchos países.

Su peor enemigo era el desorden, que las personas no cuidaran las cosas valiosas no sólo en lo material, sino también en lo cultural e histórico.

La casa en que vivió Carmen, era el ejemplo del orden y aseo. Era la que le dejaron sus padres. Ahí se filmaron algunas escenas de la película "Los peces fuera del agua"

Esa casa era su historia, una historia que se derrumbó con los terremotos.

Pero los movimientos de tierra no hicieron tambalear el entusiasmo de su dueña. Ella siguió adelante en la misión que se había impuesto de educar y ayudar a quienes la rodeaban.


Alma de poetisa

Carmen Rivas Zárate, escribía poesía. Los terremotos dejaron una huella en su espíritu. Parte de un poema escrito sobre el tema es:
La casa se derrumbó

"Golpe rudo, seco, fiero.
Hacha que se descarga
sobre el corazón de un sueño.
Grito que aprieta un sollozo
río que se ha vuelto piedra
para golpear al silencio.
¿Y el corazón? Pozo colmado
de lágrimas sin escape...
nada, las manos vacías
en las que quedó vagando
o esperando todavía
el eco triste de una despedida.
La casa se ha derrumbado
y no es posible todavía comprenderlo
¿Cómo es posible Señor
si ayer nomás era un alero
para toda la familia
y hoy su patio es un silencio
de donde huyeron los pájaros?...


Carmen Rivas Zárate.





Licda. Roxana Sánchez Molina
roxana_pixelescuscatlecos@saltel.net













Summer Car

¡Suscríbase a nuestra lista de correo!
Para informarse acerca de todo lo nuevo en Pixeles Cuscatlecos.


Ingrese su nombre y email en las casillas abajo:
Nombre:
Email:  
Suscribirse      Borrar de lista
Envíe esta página a sus amigos

Nombre Email
Usted:
Su amigo(a):

[ Get your own FREE referral system! ]



Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Política de privacidad |

© Pixeles Cuscatlecos 2002. Todos los derechos reservados.
 









Reunion

'); document.write(''); // End -->
'); document.write(''); // End -->