Portada Pixeles Cuscatlecos
Valores Salvadoreños
Artes Plásticas
Clásicos de La Literatura Salvadoreña
Al Pie de La Letra
Vivenciando Lo Nuestro
Choteando en El Salvador
Miscelánea Salvadoreña
Salvadoreñismos
Turismo y fotografías de El Salvador
Escena Salvadoreña
Cocina Salvadoreña
Enlaces
Aspectos de migración
Psicología Salvadoreña
Cursos En-Línea Facetas
:::Encuesta del mes:::
Su pasatiempo preferido:
Leer un libro
Escuchar música
Hacer deportes
Ir a la playa
Ir al cine
Ver TV
Hacer amistades
Ir de baile
Descansar en casa


(Un Voto por Día)



Este sitio utiliza Flash, puede descargar gratis el plug-in aquí:
Descargue Flash Player aquí

Descargue RealMedia aquí

Help stop spam

Add Me!

Easy Submit


Visitas desde el 16 de noviembre de 2002.

FastCounter by bCentral











Este mes, damos este espacio a un valor muy nuestro: LA FE (Confianza, Creencia, Obediencia y Seguridad).
"Porque no me averguenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá".

(Romanos 1:16-17)

Testimonio, Ingeniero Mauro Cardoza.

"Nací en 1953, en San Francisco Morazán, Chalatenango. Uno de los pueblos más atrasados de ese departamento. De origen modesto. Sin embargo, mis padres, me enseñaron muchas virtudes como son: la responsabilidad, la honestidad, el respeto, la sinceridad y el bien al prójimo.

Desde muy pequeño una de mis ilusiones era llegar a ser Ingeniero, más adelante agregué otros dos deseos más: el de llegar a casarme con una mujer bonita, que me quisiera mucho y tener una casa propia. Metas que gracias a Dios se cumplieron; sin embargo, deseo aclarar que la carrera universitaria me costó mucho tiempo y esfuerzo, ya que por consideración a mis padres siempre trabajé. Y el conseguir a la que ahora es mi esposa también me costó tiempo, ya que me casé con ella a los 33 años de edad, 3 años después de conocerla.

Cuando éramos novios una vez me expresó que una de sus mayores ilusiones en su vida era el de conocer Europa, a lo que le manifesté que si esa era una condición para casarnos que no le prometía cumplirle; que sin embargo, si estuviera en posibilidades lo haría. Tres años después de habérmelo exteriorizado y uno después de casados pude, gracias a Dios, cumplirle ese deseo. Me gané una beca de estudios en Alemania y tuve la oportunidad de llevarla conmigo durante tres meses, conociendo muchos países Europeos.

Luego vinieron nuestros hijos como una bendición de Dios, Marcela Saraí, Samir Alejandro y Laura Selene, actualmente de 16, 14 y 10 años respectivamente.

Durante todos estos años hemos tratado de que Dios sea nuestro centro de vida, logrando una relación de mucha confianza, respeto y comunicación mutua.

El 26 de julio de 2002 sucede algo imprevisto, tuve un trágico accidente automovilístico. Me fui a estrellar debajo de un camión estacionado en la carretera. El impacto fue tal que uno de mis pulmones fue desinflado por mis costillas flotantes; se me abrió la vena principal de mis riñones; además, de múltiples fracturas en la cara (grado Lefor III) y en el cráneo que ocasionaron un fuerte edema cerebral. Quedando mi rostro completamente desfigurado, era de esperar la muerte.

Tuve mucha suerte de ser auxiliado inmediatamente; las intervenciones quirúrgicas se hicieron rápidamente. La primera fue una traqueotomía y me conectaron a un respirador artificial durante tres semanas, lo que me ocasionó neumonía. Durante la operación de mi rostro, que duró 8 horas, me sucedió un paro respiratorio. Posteriormente tuve arritmia cardiaca y mi estado era tan delicado que pasé 3 semanas completamente sedado. Con el edema cerebral, permanecí otras 3 semanas más en el hospital hasta que me dieron de alta debido a que estaba tan débil que cualquier virus o enfermedad se me pasaba; por lo que los médicos decidieron que permaneciera en casa, aislado sin recibir visitas que me pudieran contagiar.

Durante las primeras 3 semanas de hospitalización estuve en la Unidad de Cuidados Intensivos; donde los médicos daban muy pocas posibilidades de que yo pudiese vivir. Luego, en las semanas siguientes, decían que quedaría con fuertes secuelas neurológicas debido al edema cerebral -a lo que mi esposa se respondía interiormente y con una gran fe en Dios: primero que yo viviría y segundo que me recuperaría de esas secuelas neurológicas-

En efecto que así sucedió, ya que mi recuperación era increíble a pesar de estar alimentándome únicamente con líquidos y por medio de sonda durante 5 meses.

Lógicamente esto ocasiona trastornos en la vida familiar; a mis hijos les afectó tremendamente en sus estudios, sin embargo mi esposa con su abandono en Dios pudo salir adelante con todos los inconvenientes.

Quiero mencionar que de todo este suceso, no recuerdo absolutamente nada, desde el día del accidente sino hasta el inicio de la sexta semana después del accidente. Durante ese tiempo lo único que recuerdo en mi subconsciente, era que estaba en mi lecho de enfermo como suspendido en el aire a unos cuantos centímetros por encima de la cama, y todo eso eran las oraciones de mi familia, de mi comunidad religiosa de Familia Nueva, de mis compañeros de trabajo, de mis ex compañeros de mi trabajo anterior y de mis amigos, que se manifestaron grandiosamente con todo tipo de apoyo y a quienes agradezco infinitamente, por supuesto después de Dios.

A ocho meses de mi accidente ya me encuentro trabajando normalmente con la mentalidad de ser cada día mejor, me siento más libre que antes, pienso y veo las cosas de otra manera, creo que Dios es esa fuerza que nos alienta para vivir la vida con amor, con fe y con optimismo.

Quiero destacar que durante todo el tiempo de mi recuperación nunca estuve deprimido, desanimado o triste por cómo quedaría mi salud, mi aspecto físico o mis limitaciones; siempre me mantuve contento, con optimismo y con mucha fe de que Dios siempre ha estado a la par mía.

Creo que la vida es lo más importante y que debemos de sentirnos agradecidos por ello, independiente de los problemas, limitaciones o situaciones negativas que tengamos"

"De aquel que opina que el dinero puede hacerlo todo, cabe sospechar con fundamento que será capaz de hacer cualquier cosa por dinero". -Benjamín Franklin.



Licda. Roxana Sánchez Molina
roxana_pixelescuscatlecos@saltel.net

comentarios





¡Suscríbase a nuestra lista de correo!
Para informarse acerca de todo lo nuevo en Pixeles Cuscatlecos.


Ingrese su nombre y email en las casillas abajo:
Nombre:
Email:  
Suscribirse      Borrar de lista

Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Política de privacidad |

© Pixeles Cuscatlecos 2002 - 2003. Todos los derechos reservados.
 





'); document.write(''); // End --> Visite la sección de Cursos En-Línea de FACETAS