Portada
Valores salvadoreños
Artes plásticas
Psicología salvadoreña
Literatura básica
Vivenciando lo nuestro
Salvadoreñismos
Turismo
Escena salvadoreña
Cocina salvadoreña
Miscelánea
Nuevo canal
Enlaces
Nuevo canal
Nuevo canal
Nuevo canal
:::Encuesta del mes:::
Lugar de su procedencia:
El Salvador
USA
Canadá
Otro país en continente americano
Suecia
Otro país en continente europeo
Asia
África
Australia


(Un Voto por Día)



Este sitio utiliza Flash, puede descargar gratis el plug-in aquí:
Descargue Flash Player

Descargue RealMedia

Help stop spam

Add Me!

Easy Submit


Visitas desde el 16 de noviembre de 2002.

FastCounter by bCentral










Las fiestas de mi pueblo
Por: Ernesto Rivas Gallont

Para comenzar la celebración, haga click en esta ventana, abajo de este mensaje, continúe haciendo clicks, uno tras de otro y ¡disfrute la alborada!


El 25 y 26 de diciembre de 1864, se dieron en Santa Tecla alegres y vistosas funciones públicas de volatín. Reina Tecleña"La Compañía se esmeró en complacer a sus espectadores por la variedad de las suertes y por la habilidad y destreza de su ejecución. En la cuerda lució mucho sus admirables equilibrios uno de los artistas, dando muestras de que el baile sobre cuerda es susceptible de adelantos. En la parte gimnástica lució también la compañía sus habilidades; en una palabra, las dos funciones dejaron enteramente complacidos a los espectadores. Se exhibieron igualmente en la noche del 26 fuegos artificiales de mucho mérito: la pureza y variedad de los colores de las luces, la combinación de ellos y la circunstancia de haberse eliminado casi del todo los truenos y bombas, nos hacen comprender que el arte pirotécnico entre nosotros va progresando y poniéndose al nivel de la cultura que se desarrolla cada día" Elocuente relato asentado en el acta de la municipalidad tecleña de su sesión celebrada el 29 de diciembre de ese año.

Pero a veces, la organización de las fiestas navideñas presentaba problemas. Por ejemplo, el 22 de noviembre de 1894, el gobernador informó que no había podido organizar las celebraciones de las próximas fiestas de Pascua, pues "las señoras Capitanas nombradas en los barrios se excusan con diferentes causas" Por lo anterior propuso que "se celebre con el paseo de un carro, con alboradas y espectáculos públicos, pues sería muy mal visto que una ciudad con la cultura que ésta ha alcanzado no celebre su fiesta titular, por indiferencia y poco patriotismo"

Esos problemas fueron superados y en nuestra época, a mediados de diciembre, los cohetes en la madrugada nos recordaban que las fiestas comenzaban con las entradas de las Capitanas de los diferentes barrios y duraban hasta la víspera de Año Nuevo. Los "conciertos bailables" en la alcaldía, en los cuales, a escondidas de sus esposas o novias, participaban muchos caballeros y populares muchachas de la ciudad y de San Salvador que habían sido transportadas con el propósito específico de complacer el buen gusto de los tecleños.

Tradiciones de las fiestas patronales de Cojutepeque - El Torito PintoSeguramente fue en ellas que Roque Dalton se inspiró para escribir su notable "Homenaje al 'NomdeGuerre'" Prominentemente sede de alegres conciertos navideños era el Casino de Santa Tecla. Fundado apenas 39 años después de la ciudad, el 3 de mayo de 1893 como Club Tecleño, fue testigo de grandes acontecimientos y en sus salones fueron homenajeados prominentes ciudadanos nacionales y extranjeros. El Casino ofrecía conciertos casi todos los días de las fiestas, pero era el baile del 24 de diciembre el que atraía a gran cantidad de personas, muchas de ellas de la capital y de otras ciudades del interior del país. La fiesta se alegraba a medianoche, luego de la "misa de gallo", y en la madrugada la línea de la "Conga" se extendía hasta adentro del Parque San Martín. No siempre se bailó la "Conga" en los salones del Casino. En 1941, la Junta Directiva resolvió que ese baile era indecoroso, lo prohibió estrictamente y delegó al Dr. Manuel Porras para que se mantuviera vigilante en las fiestas y evitara que ejecutara y mucho menos bailara el escandaloso "un, dos, tres ¡Conga!"

Si el Casino fue el centro social por excelencia, donde tenían lugar los grandes bailes de etiqueta y de disfraces, el "Juvenil Tecleño" se fundó con el propósito de celebrar cualquier ocasión con un baile o una buena fiesta, y fue el primero en suprimir el síndrome de las "clases sociales" que había estigmatizado a la sociedad tecleña.

Sin duda, lo más esperado de las fiestas eran las carrozas. Las más lindas señoritas tecleñas se paseaban delante de las Capitanas (sobre todo de la bien recordada doña Conchita Guirola de Dubois, por siempre Capitana del Centro) para que las sacaran en las carrozas, que eran tantas como barrios había en la ciudad. Las carrozas eran precedidas por "el cohetero", presto a hacer estallar su ruidoso mensaje en las esquinas, los "viejos", muchachos que cubrían sus caras con horrorosas máscaras, y seguidas por la banda regimental. A un costado marchaban los padres de las agraciadas que formaban el cortejo y sus novios o pretendientes que embelesados ovacionaban a sus Dulcineas.

Juventud divino tesoro, te fuiste para no volver.

Artículos anteriores




Ernesto Rivas Gallont
netorivas@integra.com.sv






¡Suscríbase a nuestra lista de correo!
Para informarse acerca de todo lo nuevo en Pixeles Cuscatlecos.


Ingrese su nombre y email en las casillas abajo:
Nombre:
Email:  
Suscribirse      Borrar de lista


Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Política de privacidad |

© Pixeles Cuscatlecos 2002. Todos los derechos reservados.
 



'); document.write(''); // End --> Visite la sección de Cursos En-Línea de FACETAS