Visite nuestros anunciantes:
'); document.write(''); // End --> www.rent-a-car-4-cheap.com
 

 Artes
 Clásicos de La Literatura
 Consejos y Recetas de Cocina
 Cursos En-Línea
 El Salvador
 En Escena
 Enlaces
 Fotos
 Misceláneas
 Rutas Turísticas
 Salvadoreños Ejemplares
 Salvadoreñismos
 Vivenciando Lo Nuestro
 PORTADA
 
 Archivo
 Premios Obtenidos
 
 Escuche "El Carbonero"
 Firme el Libro de Visitas
 Lea el Libro de Visitas


'); document.write(''); // End --> FACETAS



Visitas desde el 16 de noviembre del 2002.



.................................................
Haga esta su página de inicio
.................................................

.................................................
Imprima esta página
.................................................

.................................................
'); } else { document.write('Envíe esta página a un amigo'); } // End -->
.................................................



   - Edición 33 - VIVENCIANDO LO NUESTRO

 

En la edición número 30, abrimos para ustedes, queridos cibernautas y Francisco Andrés Escobar, este espacio para que puedan conversar acerca del hábito de la lectura y como éste da "vivencias" a quienes lo disfrutan.

… viene de las tres ediciones anteriores.

"Pero hay otro valor-actitud hacia el que también conducen los libros: la tolerancia, que es un modo operante del amor. "Amar es percibir con claridad y responder con exactitud", ha dicho Anthony de Mello. Y si la realidad total precisa amor, en ningún ámbito de lo real es tan necesario el amor como en la realidad humana. Pero para que venga la respuesta exacta que el amar implica, primero hay que saber la realidad, para comprenderla; y luego comprenderla, para tolerarla. Solo así, la respuesta puede ser tal y como esa realidad la urge y necesita.

Los libros y su lectura pueden propiciar esta milagrosa cadena de amor. No puede olvidarse el bien que hizo "La Cabaña del tío Tom", de Harriet Beecher Stowe, para iniciar un proceso de difícil y paulatina tolerancia racial. O la brecha que Radclyffe Hall, con "El pozo de la soledad", o James Baldwin, con "El cuarto de Giovanni", le hicieron en su momento a la tolerancia sexual. Como tampoco puede ponerse en el olvido "El poder y la gloria", de Graham Green, y su aporte al entendimiento más racional de la condición humana que subyace tras la vida religiosa. Son libros que tuvieron el poder de impulsar cambios difíciles en el erial espinoso de los valores y las actitudes. Son libros que, como otros tantos, han dado y van dando lo suyo en esa difícil terapia colectiva contra graves males de nuestro tiempo, como esos que señala Víctor Frankl: el presentismo, que lleva a la pérdida de sentido; el fatalismo, que evade toda responsabilidad personal; el fanatismo, que invalida los valores que no son los de uno; y el pensamiento colectivista, que anula la individualidad entre aventuradas generalizaciones.

Y ahora, déjenme hablar un poco sobre Harry Potter, la obra que, en diversos lugares del mundo, ha propiciado otro tipo de cambio: una revaloración del libro y un retorno a la lectura, en el mundo de los niños y los jóvenes.

Siempre he dicho a mis discípulos que ellos y yo somos hijos de pe. Solo que ellos son hijos de pe mayúscula y nosotros de pe minúscula. Cuando me miran aterrados por la tremenda y equívoca alusión, les explico que ellos son hijos de la pantalla, mientras nosotros, de la página. Nosotros nos hicimos con los libros; ellos, con la televisión.

Pues sucede que Harry Potter ha propiciado en la muchachada una refrescante y esperanzadora vuelta a la humilde página de papel y al sereno oficio de la lectura. La chamacaza está leyendo. Aquí y en todas partes. Haya visto o no el filme, la cipotada quiere leer: para anticiparse a lo que verá, o para confirmar lo que ya vio. Quiere ser doble y simultáneamente hija de pe: mayúscula y minúscula. Y me consta que ya hay muchos casitos de lectores que han exclamado: ¡El libro es mejor que la película! Es que como ellos son menos atables a las coordenadas fijas de un filme, aunque lo hayan visto y se hayan embobado con sus maravillosos y maravillantes efectos especiales, dejan volar la imaginación y la fantasía -como realidades siempre mayores que cualquier ficción-, instalan el mundo que a ellos les viene en gana, y se dan con el libro una gozada sin igual.

Hace unos días, Fernando Savater, el ilustre filósofo y pedagogo español, publicó en La Prensa Gráfica (LPG, 31 de enero de 2002, pág. 20) un artículo -"El milagro de Harry Potter"- que ponderaba las virtudes del libro de J.K.Rowling, a contrapelo de quienes ya lo han satanizado como la exitosa lectura light, potenciada por todo un aparato de mercadotecnia, en el mundo de la globalización. Después de abatir este argumento y de ponderar, además, las excelencias de los libros de aventuras como exquisito plato para chicos y grandes, Savater finalizaba su artículo así: "Pero no puedo acabar esta reflexión sin mencionar el verdadero acto mágico, el auténtico milagro llevado a cabo por el aprendiz de brujo Harry Potter. En esta sociedad audiovisual en la que, según algunos, los niños y los jóvenes ya se han olvidado de leer, ha despertado la vieja pasión de miles de neófitos. Lo que no lograron tantos profesores bienintencionados, empeñados en hacer leer Dostoievski a los adolescentes de la escuela. Ahora chicos y chicas hacen cola en las librerías esperando que llegue la última entrega de su héroe favorito. Pero ya tienen el veneno dentro. Mañana, también leerán a Proust o a Vargas Llosa. Aunque nunca olviden, lo espero y lo deseo, a Harry Potter".

Continuará en la próxima edición…



Francisco Andrés Escobar


Coordinación: Maribel Sánchez
maribel_pixelescuscatlecos@saltel.net

Fotos: Sara Rocío Sánchez Rodríguez
rocio_pixelescuscatlecos@hotmail.com



| Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Privacidad |

Los Pixeles son los elementos de una imagen digital, normalmente la primera aproximación a una imagen digital es como array de Pixeles. En cada lugar del array, en Principio " N " Dimensional, se ubica un Pixel y con mucho orgullo, estos en este sitio son...Pixeles 100% Cuscatlecos.
© Pixeles Cuscatlecos 2002 - 2005. Todos los derechos reservados. 
  Subir ^